SUCESOS

A prisión la joven denunciada por estafar a vecinos, comercios y cofradías en Cádiz

La presunta timadora se ganaba la confianza de sus víctimas haciéndose pasar por familiar de un conocido. Muchos de los afectados han acudido a la Policía tras identificarla en una alerta subida a las redes sociales

Actualizado:

Agentes de la Policía Nacional detenían este lunes en la calle Santa María Soledad de Cádiz a una mujer de unos 24 años como presunta autora de los delitos de allanamiento de morada, otro continuado de estafa y robo con violencia e intimidación en grado de tentativa después de que se hayan recibido en la Comisaría numerosas denuncias acerca de esta presunta timadora que recorría domicilios, negocios y cofradías de Cádiz engañando a sus víctimas con el objetivo de sacarles dinero. La arrestada pasaba este martes a disposición judicial y era enviada a prisión.

La detenida es la misma persona que hizo saltar las alarmas hará ahora casi un año. Entonces, tal y como adelantó LA VOZ, cometió en tan solo unos días una cadena de supuestos timos que fueron denunciados en algunos casos. Ocurrió el 24 de febrero. En torno a las ocho de la tarde, la joven acudió a la calle Regimiento de Infantería con el objetivo de pasarse por varias hermandades allí ubicadas e intentar conseguir algo de dinero. En primer lugar lo intentó en los Afligidos donde dijo que era hija de una costurera y que necesitaba ayuda de manera urgente pero no la creyeron. De ahí fue a Expiración. Tras preguntar por el hermano mayor cambió de estrategia y le comentó que era la hija de un cargador. Según algunos testigos pudo aprovechar el tiempo que estuvo esperando al reponsable de la cofradía para escuchar el apellido de uno de los hermanos y entonces dar más credibilidad a su testimonio.

Según aseguró la joven y los testimonios aportados entonces, su padre había tenido un accidente y necesitaba dinero para su familia, desatendida por tal motivo. Ante tales palabras, el hermano mayor le dio 50 euros y ella se fue agradecida con su botín. Luego el cofrade comprobó que todo había sido mentira.

Tras estos hechos, las hermandades de la capital comenzaron a avisarse entre ellas para evitar que alguien más cayera en el timo. Pero la presunta estafadora continuó ya que se han seguido presentando denuncias ante la Policía. Al parecer la joven también había actuado en una óptica de la avenida y en unos bloques de viviendas de la zona del Paseo Marítimo, donde se hizo pasar por la hija del portero para pedir dinero entre los vecinos debido a que, según ella, el trabajador había tenido un accidente. Según algunos afectados, la mujer no tenía reparo en entrar también en los domicilios mientras les contaba sus 'problemas'.

Además, la detenida se hacia pasar por la hija de la empleada del servicio domestico o de una trabajadora de la empresa de limpieza de comunidades de vecinos con el fin de que les abonaran la deuda contraída con su supuesta madre.

Otra de las denuncias se refiere al pasado 31 de diciembre. Una mujer relató como una chica había acudido a su domicilio argumentando que era la hija de una señora con la cual tenía una deuda contraída y que debía pagarla urgentemente.

La mujer al sospechar de los motivos de la visita entró hacia el interior de la vivienda para realizar una llamada telefónica y comprobar si efectivamente la chica que le reclamaba el dinero era la supuesta hija de una señora que ella conocía.

Mientras la mujer realizaba la llamada, la joven accedió al interior del domicilio sin la autorización de la vecina, que se vio sorprendida debido a un forcejeo entablado con la desconocida que quería apoderarse del teléfono móvil. La agresora salió precipitadamente de la vivienda al escuchar la presencia de otras personas sin lograr quitarle el terminal.

Investigada por un robo

Por otro lado, la sospechosa, estaba siendo investigada por su presunta participación en el robo de un ciclomotor, el cual había sido intervenido por los agentes de la Udyco tras detener a dos mujeres que lo estaban utilizando para desplazarse por la ciudad para distribuir sustancias estupefacientes. Las detenidas en su declaración alegaron que el ciclomotor se lo había prestado una amiga que según les digo lo había heredado. Después de comprobar los datos del ciclomotor, éste figuraba como sustraído en la capital desde el 12 de diciembre del pasado año.

La coordinación entre los grupos que conforman la Brigada de Policía Judicial de la Comisaría Provincial ha permitido también esclarecer tres estafas perpetradas presuntamente por la investigada.

Según ha ampliado la Policía a través de un comunicado, el 'modus operandi' era siempre el mismo, se personaba en el domicilio de las víctimas, informándose previamente de los datos de las familias para dar mas credibilidad a la argucia. Después tras realizar una vigilancia del objetivo, aprovechaba que los propietarios se encontraban fuera de la casa aunque sí estaban los hijos adolescentes. La presunta autora argumentaba ante los menores que su madre había tenido un accidente en moto y que necesitaba de forma urgente algo de dinero. En una de las ocasiones, la investigada logró que uno de los hijos de las víctimas le entregara más de seiscientos euros.

En uno de los domicilios, la presunta autora se presentó argumentando que la abuela le debía dinero, llegando incluso a introducirse hasta el interior del dormitorio para intentar sin éxito, apoderase de unas joyas.

En Facebook

La presunta timadora, que tiene «un amplio historial delictivo», ya fue entonces idenficada pero la Unidad de Delincuencia Urbana de la Policía ha estado a la espera de que se presentara el suficiente número de denuncias para considerarla autora de un delito continuado de estafa mientras continuaban con las investigaciones.

En los últimos días se había publicado en Facebook su foto junto a un aviso que alertaba que la acusada seguía timando por casas y comercios de la capital gaditana, lo que ha animado a más afectados a presentar la correspondiente denuncia.