Colchones, mantas y demás enseres se acumulan en las escaleras de la Plaza de Capuchinos. - F.JIMÉNEZ
Denuncia vecinal

Cuando la inseguridad acampa en tu portal

Loa vecinos de La Viña están hartos de peleas, gritos y trapicheos | Los soportales de la calle Doctores Meléndez funcionan como un albergue improvisado donde se acumulan enseres, orines, botellas y suciedad

CádizActualizado:

Hay denuncias que parecen condenadas a la indiferencia. Entre la avenida del Campo del Sur y la plaza de Macías Rete, se localiza la calle Doctores Meléndez. Una vía de una sola dirección a la que se accede por Arricruz y que desemboca en IES La Caleta. La calle tiene acceso a la plaza de Capuchinos a través de una escalera. Y aquí, en los soportales, reside el problema. «No es cuestión de racismo, es cuestión de seguridad. Salgo de mi casa y me enfrento a insultos y amenazas de los ‘acampados’. Algunos padres evitan esta calle y dan un rodeo pero hay niños en mi bloque y creo que no tienen por qué ver peleas con navajas, personas enganchadas, trapicheos y gritos a las tres de la mañana», lamenta un vecino que asegura sentirse harto. Lleva años conviviendo con un problema al que nadie pone solución.

Catalina Cárdenas, presidenta de la Asociación de Vecinos Gades desde el año 2009, asegura que ya suma casi nueve años luchando para atajar la inseguridad y pidiendo que se cierre el hueco de la escalera de Capuchinos. Reconoce que unos operarios municipales estuvieron cogiendo medidas pero nada se ha hecho y llevan años arrastrando el problema. «Ahora ha llegado un grupo nuevo, parecen de fuera porque no han estado nunca aquí, –aventura– y al final vamos a tener un disgusto. Alguien va a salir herido», explica en referencia a los recientes incendios que se han declarado en la calle Doctores Meléndez.

El último fuego se originó en una de las precarias chabolas que se han levantado en los soportales y obligó a desalojar el local de la asociación Gades. El intenso humo que también afectó a los garajes del bloque de viviendas que tuvieron que cerrarse durante horas. «Hemos tenido suerte porque no ha habido heridos pero hubo que llamar a los Bomberos porque era un incendio serio que nosotros no lo pudimos apagar. Estamos desesperados», insiste.

Las denuncias de los vecinos son continuas. La Policía y los Servicios de Limpieza del Ayuntamiento atienden a las llamadas pero su actuación se limita, según los residentes, a poner orden y a vigilar que no ocurran incidentes mientras se retiran cartones, colchones y se higieniza la zona. «Es un parche temporal que no sirve de nada. No es justo que tengamos que estar viviendo este infierno y que un niño de diez años tenga que preguntarle a un padre: ¿Por qué el señor de ahí calienta un papel de aluminio con un mechero y luego lo huele?», describe gráficamente uno de los afectados que dice sentirse coaccionado cada vez que abandona su casa.

Los vecinos censuran al Consistorio gaditano porque no está cumpliendo con el compromiso que adquirió antes de las elecciones cuando prometió que iba a poner unas rejas para cerrar el recinto y evitar asentamientos: «Después de varias quejas si que hubo unos meses que no acampaban pero ya han vuelto y aquí todos se desentienden. A mí me acaba de llegar una carta del Ayuntamiento donde me dicen que me ponga en contacto con Procasa a ver si ellos quieren vallar la zona. Estamos ya cansados».

Los afectados quieren dejar claro que sus denuncias van dirigidas al comportamiento de los indigentes y a su falta de civismo para cumplir las normas básicas de convivencia porque «el problema gordo no es que se queden ahí a dormir». Sin embargo, la situación de desarraigo y deterioro personal que padecen los ‘sin techo’ que se asientan en los soportales del barrio de La Viña provoca que se acumulen restos de botellas, cristales rotos, vasos, papeles, plásticos y orines. Preocupa la basura y los malos olores, pero alarma más la inseguridad porque todo esto ocurre en la puerta de un instituto, el IES La Caleta, junto al parque infantil de la Plaza de Capuchinos y la guardería del Campo de Sur, enfrente.

Vista aérea de la zona
Vista aérea de la zona - Google

Arraigo para los ‘sin techo’

El pasado viernes se aprobaba, en Junta de Gobierno local, el plan de Seguridad y Salud del centro de baja exigencia para personas sin hogar. Este trámite supone un paso más para la puesta en marcha de un nuevo recurso municipal que está pensado para personas que pernoctan en la calle y que, por diversos motivos, no usan la red específica de alojamientos.

Esta instalación se ubicará en las antiguas dependencias de la Policía Local del Campo del Sur y tendrá unas condiciones más flexibles que el albergue. La atención que se dispensará está ideada para aquellos ‘sin hogar’ que tienen un mayor desarraigo y que por sus características psicosociales no pueden hacer uso de otros recursos sociales para pernoctar. El centro se complementará con las instalaciones que la Asociación Calor en la Noche tiene a escasos metros y donde se dispensan desayunos y se pasa consulta médica, entre otros servicios. El objetivo es conseguir que estas personas creen vínculos en estos centros de ayuda para sacarlos, poco a poco, de la marginación y exclusión social. Sin embargo, no entrará en funcionamiento antes de final de año porque la empresa a la que se le ha adjudicado la obra, Belcon, cuenta con un plazo de seis meses para acondicionar el edificio.