Es noticia:
Cádiz Provincia
El alcalde, ayer con los asistentes.

Críticas en directo por desterrar el museo de Carnaval en La Viña

Asistentes a la segunda visita al Palacio de Recaño reprochan al alcalde que olvide un proyecto que costó años, dinero y hasta permutas de solares

CádizActualizado:

El anfitrión ejercía, con ilusión y cortesía, su papel. Detallaba las características del edificio vacío, el Palacio de Recaño, por segundo día consecutivo a representantes de colectivos, peñas, asociaciones, cantera y callejeras. Como gran aficionado, ubicaba sus esperanzas en cada rincón, como el novio que muestra su piso aún vacío: «Aquí irá esto, allí pensamos poner aquello, en esa parte podran reunirse los que quieran...».

Sin embargo, en esta segunda jornada de visitas al recinto que acogerá, teóricamente, el futuro Museo del Carnaval irrumpió la discrepancia. Varios convocados, representantes de colectivos ligados a La Viña y con Emilio Aragón Prián como portavoz, le plantearon un gran reproche, una grieta. Este nuevo proyecto de museo carnavalesco en el histórico inmueble colindante a la Torre Tavira supone enterrar el proyecto viñero, el original. Aragón recuerda –y así se lo comunicó al alcalde en el acto según testigos presenciales– que el proyecto de la Fundación 1884 Casa Museo del Carnaval en la Plaza de la Reina (Corralón de los Carros) contaba con un proyecto completo y concreto, detallado, salido de un concurso de ideas que ganaron Eduardo González Montesinos, Cristina Cruz, Juan Santiago Moreno y Manuel Tirado.

Con un máximo de 2.500 metros cuadrados de edificabilidad y hasta 25 plazas de aparcamiento «bajo rasante» contaba con kilos de documentación, costó más de 20 años de negociaciones, cambios y reuniones, incluso la permuta de suelos entre la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento. Los pactos se prolongaron hasta finales de 2014 y, después, se acabó aunque la Fundación 1884 consiguió incluir a la Diputación Provincial, la Universidad de Cádiz y la propia administración local, además de entidades financieras y colectivos carnavalescos. Incluso, recuerda Aragón, contaba con el respaldo de figuras como Martínez Ares.

«Todo ese trabajo, ese esfuerzo y todo lo avanzado desaparece a cambio de un proyecto que el alcalde explica con mucha ilusión y convencimiento, que dice que se va a hacer, pero que carece de cualquier documentación. No tiene números ni cifras. Los hemos pedido pero no hay nada. Sólo se habla de que ya se cuenta con un millón, más otros dos que pondrán por allá y un compromiso de la Junta. El resto, nos dice el alcalde, lo darán aficionados y colectivos amantes del Carnaval pero eso nos parece muy poco serio».

Aragón Prián, como fundador de la Fundación 1884, recuerda que el proyecto viñero costó mucho esfuerzo y que tenía la finalidad de aportar un equipamiento «a un barrio que necesita vida económica y actividad, más que el centro». Aragón asegura que la Federación de Peñas Caleteras y otros colectivos ligados al barrio secundaron su protesta, aplazada a un encuentro posterior con el alcalde José María González Santos.

Como añadido, Aragón afirma que varios informes de expertos de prestigio han destacado en varias ocasiones el enorme valor de los restos fenicios que acoge el subsuelo del Palacio de Recaño, situado apenas a diez metros de los restos del yacimiento Gadir, bajo el Teatro de la Tía Norica. Esos incalculables restos permitirían ampliar el yacimiento y crear en el palacete instalaciones complementarias «para crear el mejor conjunto de restos fenicios en toda Europa, casi en el mundo».