HOSTELERÍA

Los chiringuitos aún no saben si podrán abrir este invierno en la capital

El Ayuntamiento ya ha enviado la solicitud a la Consejería de Medio Ambiente para prolongar los negocios hasta marzo

Los chiringuitos aún no saben si podrán abrir este invierno en la capital

Los chiringuitos que pretenden mantener la actividad durante el invierno aún están a la espera del permiso pertienente. Los seis empresarios que lo han solicitado tienen que recibir el visto bueno de la Consejería de Medio Ambiente para poder continuar al menos hasta el 1 de marzo. De no llegar a tiempo, tendrán que desmontar a finales de noviembre. En esas andas a mes y medio de que finalice ese periodo hasta el dictamen de la administración andaluza.

Fue hace apenas una semana cuando el Ayuntamiento acordó solicitarlo en la Junta de Gobierno local e inmediatamente lo trasladó a Medio Ambiente, señalan fuentes municipales. Sin embargo, dicen no conocer el plazo que precisa la Junta para conceder la autorización.

Ya el delegado provincial Ángel Acuña avanzó el pasado septiembre que el tiempo era ajustado. Al parecer, el proceso no es inmediato, es neceario una tramitación burocrática que tendría que estar resuelta antes de que termine el mes de noviembre. De lo contrario, se verán obligados a desmontar.

Ya el año pasado ocurrió algo parecido y el visto bueno llegó justo a tiempo para continuar con los negocios en activo. Tres de ellos pudieron aprovechar el tirón de la Navidad y las tardes soleadas de invierno, convirtiéndose en un auténtico reclamo para el Paseo Marítimo de la capital.

Y el resultado no debió de ser malo, pues en esta ocasión el número de interesados se duplican. Seis lo han pedido para permanecer en la arena hasta marzo, uniéndose a otros empresarios como los de Chiclana que también permanecerán abiertos.

El concejal de Economía y Hacienda, David Navarro, informó en su momento que el periodo que se ha solicitado va desde el 1 de diciembre hasta el 1 de marzo en la playa Victoria y desde el 1 de noviembre al 1 de mayo, en Cortadura.

Navarro destacó que se da respuesta así a una demanda de los propios dueños de los chiringuitos, dado que «la playa es uno de los principales atractivos de Cádiz y un espacio en muchas ocasiones infrautilizado».

Al respecto, comentó que, «mientras se respeten unas condiciones mínimas que salvaguarden el aspecto medioambiental», el gobierno local considera que la apertura de los chiringuitos todo el año «puede ser un plus más, un atractivo añadido y una actividad que puede generar o mantener empleo y riqueza en la ciudad».

Y para ponerle cifras hay que tener en cuenta que c ada chiringuito tiene una media de entre diez y quince trabajadores, lo que supondría alrededor de un centenar de empleos que tendrían continuidad hasta casi la primavera, justo en los meses más bajos para la hostelería y el turismo.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios