La entidad asegura que se está buscando la forma de recolocar tanto a los mayores como a los trabajadores.
La entidad asegura que se está buscando la forma de recolocar tanto a los mayores como a los trabajadores. - L. V.
ASISTENCIA

El Centro de Día de Cruz Roja cierra por falta de financiación

El futuro de 28 personas mayores y 12 trabajadores queda en el aire al acabarse la subvención el día 31 de diciembre

CádizActualizado:

«Debido a la ausencia de cofinanciación obtenida hasta el momento, se hace inviable el sostenimiento y la continuidad del Centro de forma privada», así de claro lo deja una carta recibida el pasado lunes día 20 por los familiares de los mayores que acuden al Centro de Día con el que cuenta Cruz Roja en la avenida Fernández Ladreda.

El día 31 de diciembre termina la subvención que viene recibiendo por parte de la Administración General del Estado de forma anual este centro, asignación que se encuentra dentro del 0,7% del IRPF destinado a programas de interés general. Una subvención que venía adjudicando a cada centro directamente el Estado pero que desde ahora, por un acuerdo del Consejo de Ministros, pasarán a distribuir las Comunidades Autónomas. Y dentro del reparto de Andalucía, el Centro de Día de Santa María del Mar se queda fuera.

«Las plazas pasan a ser privadas, por lo que no resulta viable continuar con la actividad», afirman desde Cruz Roja. «Estamos trabajando con la Junta para dar una alternativa a las familias y que los mayores puedan tener plaza en algún otro centro de Día de la capital que cuente con convenio autonómico», señalan.

No obstante, entre los familiares de los ancianos el desánimo es total. «Aquí pagábamos 360 euros, 480 con transporte y un centro privado cuesta al menos 600, por lo que para algunas personas es muy complicado asumir ese pago», señala uno de los familiares afectados, al tiempo que expone su caso como ejemplo. «Mi madre tiene 94 años y demencia vascular, yo he tenido que pedir una excedencia en el trabajo para cuidarla, por lo que no cobro sueldo, no tengo recursos», lamenta. Además, respecto al cambio de centro advierte de que eso puede «afectar mucho a este tipo de enfermos».

Los trabajadores, sin información

Los otros grandes perjudicados son los trabajadores, a los que a día de hoy no se les ha comunicado su situación ni el cierre de la instalación. «Hay posibilidad de recolocar a la mayoría en otros proyectos de la entidad, aunque no se sabe donde», declaran fuentes de Cruz Roja.

No obstante, uno de los trabajadores de este centro con el que ha podido hablar este periódico asegura que la directora del mismo les reunió hace cinco meses para contarles que «existía la posibilidad» de que lo cerrasen, pero no les dijeron «nada seguro». Según el mismo trabajador, durante este tiempo han ido preguntando a la dirección al respecto, sin obtener respuesta. De ahí su sorpresa cuando el pasado lunes fueron los propios familiares de los mayores los que comunicaron a los trabajadores el cierre.

«Fuimos a preguntar a la directora y nos dijo que de momento no había intención de reunir a los trabajadores para comunicarles nada», afirma. Por eso, estos empleados sospechan que lo que se pretende es «dejar pasar el tiempo para que el tema pase desapercibido y cuando queden 15 días notificarnos el despido». «No hay interés por parte del Estado, de la Junta y de la propia Cruz Roja de mantener el centro abierto», afirma.

Asimismo, asegura que no tienen conocimiento de que se les vaya a recolocar, «la dirección nos ha dicho que a lo máximo que pueden llegar es a una carta de recomendación». Y advierte de que se van a cerrar unas instalaciones que están prácticamente nuevas, ya que se inauguraron en 2012. Por eso, no le vale «que me prometan que me van a reubicar o una carta de recomendación, quiero que mi centro siga abierto y que tanto las personas mayores como los trabajadores no nos quedemos en la calle».