Simulacro de evacuación en la Catedral
Simulacro de evacuación en la Catedral - LA VOZ
CÁDIZ

La Catedral de Cádiz, preparada ante una situación de emergencia

Es la primera vez que se monta un dispositivo de este tipo en el primer templo diocesano

Actualizado:

En la mañana de hoy, martes 20 de junio, se ha desarrollado en la Catedral de Cádiz un simulacro de evacuación. Una acción que está dentro del programa de mejoras en la visita turística y seguridad, que el Cabildo Catedral lleva realizando desde hace varios años.

Coordinado por la empresa de protección de activos y patrimonio, Proarpa, junto con los distintos cuerpos de seguridad, bomberos y emergencias sanitarias, se han simulado dos crisis dentro del templo.

Por un lado, una explosión con incendio, que ha provocado una evacuación controlada de las personas que se encontraban en la seo gaditana, teniendo que atender a una de ellas, herida por una fractura en una pierna. En segundo lugar, en la Torre del Reloj, se ha activado el protocolo de emergencia ante la crisis cardiaca de un visitante.

El deán de la Catedral, P. Guillermo Domínguez Leonsegui, ha manifestado que acciones de este tipo y conocer los protocolos de seguridad deben ser tenidos en cuenta por los empleados de todo recinto que reciba un importante volumen de visitantes, como es la Catedral de Cádiz. «Esperemos que no sea necesario ponerlo en práctica, pero es importante conocer estos protocolos tanto por la seguridad de los turistas y fieles que acuden a la Catedral, como por la de los propios empleados que trabajan en ella».

Es la primera vez que se monta un dispositivo de este tipo en el primer templo diocesano, una muestra más de que el Cabildo Catedral quiere seguir mejorando la atención de los visitantes.

Por su parte, el coordinador de seguridad de la seo gaditana, Ricardo Sanz, se ha mostrado satisfecho con los resultados obtenidos durante el simulacro. La evacuación del templo se ha realizado en un tiempo de un minuto y cincuenta segundos, mientras que la atención a la persona que sufría el infarto en la Torre del Reloj también se ha desarrollado dentro de los márgenes que marca el protocolo, evacuándose en dos minutos y diez segundos, «un tiempo bastante bueno, teniendo en cuenta los cuarenta metros de subida que hay hasta el campanario. Lo más importante de este tipo acciones es tener una formación continua, trabajar mucho con los empleados y hacer saber a los visitantes que están en una zona segura».

En el simulacro, han participado, como figurantes, una treintena de niños y los diez empleados con los que cuenta la Catedral del Cádiz.