Mitin de Pedro Sánchez en Jerez en junio de 2016 junto a Susana Díaz
Mitin de Pedro Sánchez en Jerez en junio de 2016 junto a Susana Díaz - A. VÁZQUEZ
POLÍTICA

Casi 5.000 socialistas gaditanos están llamados a las urnas el domingo

El PSOE provincial acude fragmentado a la convocatoria y con diferencias insalvables entre ‘susanistas’ y ‘sanchistas’

En la recogida de avales se impuso en la provincia la candidatura de Susana Díaz

CÁDIZActualizado:

El PSOE resolverá el próximo domingo el enigma de su nuevo líder, sin embargo, aún queda por saber si el futuro patrón de los socialistas logrará apagar el fuego de la división y ofrecer un partido unido y cohesionado. Las heridas que ha dejado la batalla interna por el liderazgo desde el fatídico Comité Federal del pasado octubre, donde Pedro Sánchez se vio abocado a la dimisión, son grandes y, al menos, aparentemente, incurables. El resultado de las primarias será determinante para evaluar si es posible o no la reconciliación de dos bandos claramente diferenciados: ‘susanistas’ y ‘sanchistas’. La provincia de Cádiz no ha sido ajena a esta fractura en el seno de la organización. Los seguidores de Pedro Sánchez han conseguido hacer ruido en un feudo abiertamente declarado ‘susanista’. La batalla de Cádiz empezó a librarse el 12 de marzo cuando Sánchez reunió a más de 2.000 personas en el Palacio de Congresos. Fue un acto que puso a cada uno en su sitio. Así, el alcalde de Chiclana, José María Román, y el portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Cádiz y secretario local de la agrupación socialista de Cádiz-capital, Fran González, se alinearon públicamente con las tesis de Sánchez. Además, ocho miembros de la ejecutiva provincial acudieron a ese acto. Se trataba de José Ramón Ortega (Cádiz), Carmen Matiola (El Puerto), Luis de la Torre (Cádiz), Josefa Caro (Arcos), Ana Chacón (El Bosque), Rubén Carvajal (Jerez), Emilio Aragón (Cádiz) y María Jesús Castro (San Fernando). Juntos se fotografiaron con Pedro Sánchez, asumieron el lema «sí es sí», y elogiaron el vídeo de apoyo de Anne Hidalgo, alcaldesa de París. La regidora también acompañara este viernes a Sánchez en el cierre de campaña en Sevilla.

El partido lleva semanas preparando la maquinaria electoral para la votación del domingo. El censo de la provincia asciende a 4.616 afiliados, de los que 393 pertenecen a la agrupación de Cádiz-Capital. Este periódico ha podido saber que la votación se llevará a cabo en las 54 agrupaciones locales que hay en la provincia, entre las 10 y las 20 horas. La familia socialista gaditana contará con responsables de mesas, apoderados y personal en las urnas, amén de los interventores de cada candidatura. Igualmente se han habilitado cabinas para guardar la intimidad de los votantes a la hora de elegir la candidatura. El primer avance sobre un supuesto resultado en Cádiz ya se avanzó con la recogida de avales, donde Susana Díaz obtuvo 2.517 apoyos, mientras que Pedro Sánchez, 1.260 y 380 Patxi López.

A nivel nacional, el censo socialista asciende para estas primarias a 187.360 militantes. La cifra incluye a los afiliados del PSOE, PSC y sus respectivas organizaciones juveniles, y supone una caída de unos 11.000 inscritos con respecto al censo de las primarias a la Secretaría General de 2014, que se cerró el 26 de mayo de aquel año con un número definitivo de 198.364 afiliados. Este dato fue trasladado a finales del pasado abril a la comisión organizadora del Congreso Federal y a los representantes de las tres candidaturas: la de la presidenta andaluza Susana Díaz, la del exlíder Pedro Sánchez y la del exlehendakari Patxi López. El censo para las primarias se cerró el pasado 1 de abril.

El PSOE lleva años perdiendo afiliados. Cerró 2008, por ejemplo, con 236.572 militantes, de modo que desde entonces la organización ha perdido casi 50.000. El dato oficial más próximo en el tiempo era hasta ahora el conocido el 30 de enero de 2016, cuando se cerró el censo para la consulta del pacto de Gobierno alcanzado por Pedro Sánchez con Ciudadanos: entonces había 189.167 personas con carné socialista.

Los candidatos se han dejado ver por la provincia en el último mes. Así, Pedro Sánchez visitó Jerez el 5 de mayo y Alcalá de los Gazules, cuna del socialismo andaluz, donde lanzó la oferta a Patxi López de mano tendida. Precisamente, Patxi López, se dejó ver por Algeciras y El Puerto el 18 de abril, mientras que Susana Díaz hizo lo propio el 24 de abril en Jerez.

¿Es posible la reconciliación? El tiempo lo dirá, pero el debate a tres que protagonizaron los candidatos el pasado lunes dejó claro que hay un abismo entre cada uno de ellos. El debate puso en evidencia el enfrentamiento político y personal entre el exlíder del PSOE y la actual presidenta de Andalucía, que no se veían las caras desde el polémico Comité Federal del 1 de octubre y que se acusaron mutuamente de ser los culpables de la actual situación de desgarro y división que vive el partido. Todo ello con un López, en medio de los dos, que se postuló como el «voto útil para poner fin a la guerra abierta» con una herida que puede seguir sangrando tras la votación del próximo domingo.

Susana Díaz volvió a reivindicarse como la candidata que gana elecciones frente «a quien llevó al PSOE a las dos derrotas electorales más grandes de la historia», en golpe directo a Pedro Sánchez, que hizo responsable a Díaz de la abstención socialista al Gobierno del PP, que considera el «peor de los errores cometidos en los últimos años por el PSOE». La andaluza dijo que si ella no conseguía la «remontada electoral», se iría «sin fracturar el partido y sin hacer ruido».