Algunas capillas con gran valor artístico y que son menos menos conocidas.
Algunas capillas con gran valor artístico y que son menos menos conocidas.
PATRIMONIO

Las capillas más desconocidas de Cádiz

Un recorrido por algunos de los templos que hay en la ciudad y que pasan desapercibidos para los viandantes, turistas y los propios gaditanos

CÁDIZActualizado:

En cada ciudad hay lugares más escondidos o incluso ocultos que pasan inadvertidos para quienes habitan en ella y para los vecinos y turistas que la recorren... Cádiz no se escapa de esa circunstancia que hace que siempre se pueda descubrir algo en ella. En la capital existen distintas capillas que no son muy frecuentadas por los viandantes. Resultan más desconocidas en algunos casos porque ya no tienen como finalidad el culto religioso. Estos pequeños templos son testimonio de una ciudad en la además existieron muchas capillas privadas. En las casas palacio era algo muy habitual, incluso alguna gran familia conserva aún hoy en día su propia capilla. El siguiente recorrido es una muestra de las que han llegado hasta nosotros, ejemplos de la impresionante riqueza artística e historia de un pasado que aún hoy está presente.

12345
  1. Capilla del Sagrario de San Juan de Dios

    Capilla del Sagrario de San Juan de Dios
    Capilla del Sagrario de San Juan de Dios - A. VÁZQUEZ

    Se encuentra junto a la iglesia de San Juan de Dios. Es probablemente la joya de estilo rococó más desconocida de la ciudad y al igual que el templo es propiedad de la hermandad de la Santa Caridad. Se trata de un pequeño oratorio de mediados del siglo XVIII que nunca ha estado abierto al público, solo al servicio del que fue el Hospital de San Juan de Dios y a aquellas personas cercanas a la hermandad de la Santa Caridad, que heredó el patrimonio de la orden de San Juan de Dios. Se trataba de una capilla destinada a los enfermos por lo que se encuentra en las galerías altas de lo que era el hospital para que los enfermos pudieran acceder a ella. La capilla está decorada con rocallas de madera dorada, espejos y pinturas. El retablo, realizado en 1752, es del mismo estilo. Destaca especialmente por un espléndido zócalo de azulejos holandeses fechados en 1775 y firmados por J. A. Almis de Rotterdam que representa a miembros de distintas órdenes religiosas. En la escalera se conservan también otros azulejos de origen holandés, con diversas escenas de países del siglo XVIII. «Es una muestra del espelendor del Cádiz de finales de los siglos XVII y XVIII y lo más interesante es precisamente la aportación holandesa, el pavimento genovés, el retablo, las esculturas... es una pequeña joya. Esa decoración total de bóvedas y cúpulas recuerdan lo que debieron ser muchas iglesias en Cádiz en ese sentido», explica Lorenzo Alonso de la Sierra, doctor en Historia del Arte. Actualmente es la Santa Caridad la que cuida y protege esta capilla tan especial. En ocasiones organiza algunas visitas para mostrarla a gaditanos y visitantes.

  2. Capilla del Pópulo

    Fachada de la capilla del Pópulo.
    Fachada de la capilla del Pópulo. - A. VÁZQUEZ

    Se encuentra en la primitiva Puerta del Mar. Su origen está en el siglo XVI en un cuadro de la Virgen del Pópulo que se colocó en el exterior y que ganó una enorme devoción debido a todas las personas que transitaban a diario. Ese lienzo fue tiroteado y a partir de ahí ganó aún más fervor de forma que en 1621 se mandó construir una capilla en la parte alta de la puerta y entre las dos torres que la rodeaban. El actual templo es posterior, del siglo XIX, ya que el primitivo sufrió problemas estructurales y tuvo que ser reconstruido. Históricamente hay que destacar en el ella el recuerdo de aquel saqueo anglo-holandés. Pero además, y como aprecia Alonso de la Sierra, «resulta interesante por lo extraordinario de una capilla en alto. De las que había en las puertas medievales, ésta es la única que se conserva. Ha sobrevivido a todo. Tiene ese carácter de estar un poco escondida y por tanto la sorpresa que puede causar». Una particularidad añadida es que cuando se abren las ventanas se ve la capilla desde la calle.

  3. Capilla de la Orden Tercera de Capuchinos

    Bóveda de la capilla que conserva parte de las pinturas.
    Bóveda de la capilla que conserva parte de las pinturas. - A. VÁZQUEZ

    Es la única parte que queda en pie del antiguo convento de Capuchinos que muchos gaditanos hoy pueden recordarlo intacto ya que se perdió en las últimas décadas. En lo que fue la iglesia del convento, derruida en 1982, se conservaban importantes obras de Murillo, de las últimas de su vida, que se encuentran ahora en el Museo de Cádiz. De hecho, la muerte del pintor sevillano, se atribuye a las consecuencias de las heridas causadas al caer desde un andamio mientras realizaba la obra en el convento de Capuchinos. La capilla de la Venerable Orden Tercera se levantó en el siglo XVIII, con planta rectangular y una sola nave. Destaca su bóveda de cañón decorada con pinturas al fresco, conservadas parcialmente, que representan escenas de la vida de San Francisco. «Esta capilla es lo que queda de lo que fue aquel convento que tristemente se perdió», comenta el historiador gaditano.

  4. Capilla de la Orden Tercera de Santo Domingo

    La yesería original de lo que fue esta capilla de la VOT de Santo Domingo.
    La yesería original de lo que fue esta capilla de la VOT de Santo Domingo. - A. V.

    Es la parte más antigua del edificio actual. Fray Luis de Castenda fue el primer dominico que estuvo como capellán de la cofradía de los Morenos. Junto a los miembros de la hermandad compró las primeras casas que adaptaron como viviendas de los frailes y se creó la primera capilla de los Morenos a partir del año 1635. Estuvo así funcionando unos años hasta que a partir de 1645 se empezó a construir la nueva iglesia de forma que esta capilla se dejó para la Orden Tercera de Santo Domingo. Por la clausura de los frailes, al claustro no podían acceder las mujeres, por lo que se colocó una puerta de acceso directo desde la calle, justo donde ahora está la recepción del Hotel Convento de Santo Domingo. La capilla estaba preciosamente adornada hasta que sobre el año 1931 el Frente Popular la quemó junto con el convento. Actualmente todo se ha reconstruido aunque conserva las yeserías originales y se utiliza de forma compartida por el hotel y el convento como salón de actos. «La yesería en las bóvedas recuerda las tracerías goticas. Es un resto importante de un convento que sufrió mucho con la Segunda República. Estaba repleto de retablos de obras de arte de primera categoría. Es testimonio del pasado en nuestros días», apunta Alonso de la Sierra.

  5. Capilla del Beato Diego

    Interior de la capilla de Beato Diego
    Interior de la capilla de Beato Diego - A. V.

    En 2016 se cumplieron cien años de la apertura al culto de este templo que está ubicado en la calle Bendición de Dios. Es sede canónica de la hermandad del Prendimiento y está enclavada en el domicilio natal del Beato Diego de Cádiz, fraile capuchino beatificado en 1894 por el Papa León XIII. Comenzó a construirse en el año 1914, respetando el cuarto donde nació el Beato, que está justo detrás de la capilla. Ha sido sometida recientemente a una profunda restauración. Reabrió de nuevo a principios de 2014. Sobre este templo Alonso de la Sierra destaca que «es una de las pocas capillas neogóticas que se ha conservado en Cádiz ya que otras por diversos motivos no existen... Unas desaparecieron con la explosión y otras como la de las Esclavas se tiraron... Es un ejemplo de neogótico en pequeño formato pero muy interesante».