El Puerto de Cádiz

El barrio de Astilleros se llena de problemas

Los vecinos se quejan de las discusiones y el consumo de alcohol en la calle por parte de los trabajadores del crucero Disney Wonder

El barrio de Astilleros se llena de problemas

La presencia de los trabajadores del crucero 'Disney Wonder', de la compañía Disney Cruise Line, ha comenzado a convertirse en un problema para la ciudad y, sobre todo, para los vecinos de Astilleros. En menos de un mes que lleva el barco atracado en el muelle gaditano, el personal extranjero que se encarga de las labores de reparación ha protagonizado varios sucesos que han levantado la alarma entre la ciudadanía.

El primer incidente se produjo el pasado 29 de septiembre con la detención de un hombre de 32 años que trabajaba para la empresa, de nacionalidad india, por un presunto delito de exhibicionismo con dos menores en un comercio de la capital. Según el parte policial, el detenido mostró sus genitales a las menores, a la vez que realizó actos obscenos en su presencia.

Poco después fallecía también otro operario, en esta ocasión, de nacionalidad polaca, en circunstancias que aún no han sido esclarecidas y que están bajo investigación de la Guardia Civil. Hasta el momento, poco se sabe sobre lo acontecido, más allá de que el cadáver fue hallado en aguas de la Bahía.

Y, por último, el hecho acontecido ayer, con el ingreso en prisión de un tripulante del crucero por presunta agresión sexual a una compañera con la que, al parecer, mantenía una relación sentimental.

Tres sucesos en menos de un mes que han obligado a actuar a las fuerzas de seguridad y que se suman a una serie de comportamientos que también han sido denunciados por parte de los vecinos del barrio de Astilleros.

Según comentan algunos de los residentes, desde el pasado mes de septiembre, muchos de los trabajadores de este crucero se congregan en las plazas y jardines de la zona para beber alcohol en la calle, generando discusiones y disputas entre ellos mismos. De hecho, la Policía Local de Cádiz ya está actuando en los alrededores, impidiendo estas concentraciones, que además coinciden con la hora en la que muchas familias bajan con sus hijos a jugar a esos mismos parques. «Suelen concentrarse a partir de las siete de la tarde, imagino que cuando salen de trabajar, hasta última hora de la noche», asegura uno de los vecinos.

«No es cuestión de peligro, pero es verdad que las trifulcas y el hecho de que levanten la voz asusta a los vecinos», afirma Luis Arenal, el presidente de la asociación de vecinos, que reconoce que la Policía de Barrio está al atento a la situación y está actuando a diario.

No obstante, esta nueva situación del barrio tiene también a sus defensores, ya que la llegada de este importante volumen de personas a una zona tranquila como este barrio de Astilleros ha permitido incrementar las ventas de muchos de los comercios del barrio. En este sentido, los vecinos destacan que otros muchos trabajadores llenan las terrazas de los bares y cafeterías de la zona, como no se había visto hasta ahora. Otros muchos también visitan casi a diario El Corte Inglés, donde realizan también sus compras.

Sin duda, estas son las ventajas e inconvenientes de la convivencia de más de 2.000 personas de hasta siete nacionalidades diferentes que han llegado al Puerto de Cádiz para realizar la remodelación integral de un crucero que emprenderá su marcha el próximo 23 de octubre, y tras la cual el barrio de Astilleros volverá a recuperar la normalidad. Cuestión de días.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios