Nomenclator

El Ayuntamiento creará una comisión para eliminar los nombres franquistas de las calles

El primer teniente de alcalde y concejal de Memoria Democrática, Martín Vila, presentará en la Comisión de Gobierno su propuesta para acabar con apellidos como Carranza, Pemán o Abreu

CádizActualizado:

Era una de las promesas electorales de Ganar Cádiz y su portavoz, Martín Vila ya ha dado los primeros pasos para hacerla realidad. El Ayuntamiento de Cádiz quiere eliminar cuanto antes todos los nombres de las calles, plazas, carteles, bustos o edificios públicos que estén relacionados con el franquismo.

Por este motivo, el primer teniente de alcalde y concejal de Memoria Democrática propondrá la aprobación de una comisión que vele por el cumplimiento del artículo 15 de la Ley de Memoria Histórica, en el que se recoge el deber de las administraciones públicas de «tomar las medidas oportunas para la retirada de escudos, insignias, placas y otros objetos o menciones conmemorativas de exaltación, personal o colectiva, de la sublevación militar, de la Guerra Civil y de la represión de la Dictadura».

Precisamente a este artículo aludió Martín Vila cuando adelantó el polémico cambio en la denominación del estadio Ramón de Carranza, unas instalaciones de propiedad municipal que rinden homenaje al militar Ramón de Carranza y Fernández de la Reguera y que formarán parte de un listado que se elaborará en la nueva comisión.

Esta nueva comisión contará con diferentes participantes de la sociedad gaditana, entre ellos, técnicos, asociaciones, colectivos e incluso se intentará contar con representantes de la Universidad de Cádiz, con el objetivo de fundamentar cada una de las decisiones que se tomen. El primer paso es elaborar un listado con todos aquellos lugares que hagan referencia a los nombres que guarden relación con la herencia franquista en nuestra ciudad y posteriormente se estudiará cada uno de los casos de forma individualizada. Una vez estudiados los casos, deben justificarse por escrito cada uno de los cambios que se vayan a llevar a cabo.

En este estudio entrarán nombres muy conocidos para la ciudad, como son los casos de los apellidos Carranza, Pemán o Abreu, que pretenden ser borrados de forma inmimente por su relación con la Dictadura y que pueden ser, a priori, los que más polémica generen, ya que dan nombre a edificios emblemáticos de Cádiz. Además, hay otros que también se van a abordar, como Corneta Soto Guerrero, General García Escámez, General Muñoz Arenillas o Almirante de la Vierna, así como varios símbolos franquistas que a día de hoy lucen en algunos de los emplazamientos militares.

El caso más mediático es el de Carranza, ya que da nombre al estadio gaditano y ya cuando salió a la luz la intención del equipo de Gobierno de un cambio en su denominación, levantó voces en contra desde diferentes sectores.

Por este motivo, será ésta una de las últimas cuestiones en abordar. En su lugar, sí está ya sobre la mesa el cambio de nombre del puente que cruza la Bahía y las dos avenidas que llevan este apellido. Además, también se verá afectado otro edificio histórico como el teatro José María Pemán, ubicado en el Parque Genovés, aunque en este aspecto también se puede alegar una de las excepciones que contempla la Ley y que puntualiza que «no se retirarán símbolos y monumentos públicos cuando concurran razones artísticas, arquitectónicas o artístico-religiosas protegidas por la Ley».

El concejal de Memoria Democrática quiere abordar este importante cambio en el callejero de la ciudad siguiendo todas las pautas que contempla la Ley para evitar situaciones como las vividas en Jerez, donde una de las concejalas de IU ha sido denunciada por los hijos de José María Pemán por su intervención en el Pleno en el que se acordó retirar el busto en reconocimiento al escritor gaditano.