El acusado regentaba una peña en el barrio de la Viña.
El acusado regentaba una peña en el barrio de la Viña.
TRIBUNALES

El autor de Carnaval acusado de abusos a menores acepta 34 años y 10 meses de cárcel

El condenado aprovechaba su vinculación artística con los niños para estrechar la relación con ellos

Actualizado:

La Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Cádiz ha condenado a 34 años y 10 meses de cárcel y al pago de una indemnización total de 150.000 euros a un hombre acusado de abusar sexualmente de cuatro menores de edad.

El tribunal ha dictado una sentencia de conformidad después de que el acusado reconociera los hechos y le ha condenado a 34 años y 10 meses de prisión por dos delitos continuados de abuso sexual con penetración, dos delitos continuados de abuso sexual sin penetración y dos delitos continuados de exhibicionismo.

Asimismo, le impone la prohibición de acercamiento a dos de los menores, a sus domicilios y a cualquier lugar por ellos frecuentados a menos de 200 metros, con prohibición de comunicación por cualquier medio, durante 20 años, mientras que en el caso de un tercer menor esta prohibición se extenderá durante 15 años y respecto a la cuarta de las víctimas la prohibición estará vigente durante un plazo de 10 años.

La Audiencia establece 18 años como límite máximo de cumplimiento de las penas privativas de libertad conforme a la limitación de acumulación de penas que establece el artículo 76 del Código Penal.

Una gran conmoción

El caso provocó un gran revuelo en Cádiz y en el mundo del Carnaval. D. P. M., un conocido autor de agrupaciones infantiles de 53 años era detenido por la Policía en enero de 2015 por varios delitos de abusos a menores y pornografía infantil. Según trascendió entonces, el procesado aprovechaba su vinculación artística con los niños para estrechar la relación con ellos y proponerles a través de las redes sociales que realizaran actos sexuales.

En los registros, que se practicaron tanto en su casa del barrio de Santa María, como en la peña carnavalesca que regentaba, los agentes intervinieron diverso material informático con imágenes de menores con connotaciones sexuales.

El investigado se encuentra desde entonces en prisión preventiva, que fue prorrogada. El pasado lunes se celebró el juicio y aceptó la pena mencionada de conformidad. El Ministerio Público solicitaba para el procesado 62 años y dos meses de prisión en total por varios delitos cometidos contra cuatro menores.

D. P. M. presidía una peña carnavalesca donde ensayaban de manera frecuente menores. En este contexto, sirviéndose de tal afición, se acercaba a los niños, al tiempo que les hacía regalos y los llevaba a comer, comprar y divertirse. Todo ello lo hacía con la finalidad de ganarse la confianza de los chicos para lograr después su propia satisfacción sexual.

El fallo expone los cuatro casos denunciados. Uno de los menores conoció al acusado en los ensayos de una comparsa infantil en la que participó. Así se fue acercando a él como si de un padre o amigo se tratara. Le invitaba a comer y le llegó a hacer regalos. Todo ello con el fin de convencerle de sus pretensiones de satisfacerse sexualmente con él. De esta forma, según la acusación, le llegó a llevar a su casa donde le invitaba a hacerse fotos con connotaciones sexuales y le realizaba tocamientos.

De la misma manera actuó en 2011 con un segundo menor. Una vez se ganó su confianza también le invitó a su casa. Allí, junto al otro chico, les proponía presuntamente prácticas libidinosas en la que también participaba él y retrataba con una cámara. Además cometía actos de exhibicionismo y veía con ellos vídeos de contenido pornográfico. Así, tras conseguir lo que pretendía les llegaba a dar dinero o hacer regalos.

En junio de 2014 conoció a otra de sus supuestas víctimas que también empezó a ensayar en la peña referida. Para ganarse su amistad empleó el mismo método. Cuando salían de Cádiz a alguna excursión le advertía que no se lo dijera a nadie pues eran amigos y todo tenía que quedar entre ambos. Una vez de regreso, y sin nadie en la peña de ensayo, le proponía hacerle fotos y le profería tocamientos.

Durante ese verano se ganó la confianza de otro chico de la misma manera. En este caso, aprovechaba cuando estaban solos en la peña o en alguna de sus estancias para tocarle, lo que originó un «gran desasosiego» en el menor que a los meses comenzó a esconderse para no entrar en la peña.

Abundante material pedófilo

La Policía encontró abundante material pedófilo en los registros que efectuaron como más de 300 archivos de imagen donde aparecían los menores y al menos 20 vídeos de pornografía infantil obtenidos a través de programas de descarga en red. Todo ello se recuperó a pesar de que, al parecer, el procesado había intentado eliminarlo.

La investigación se inicio a raíz de las gestiones realizadas por agentes del Servicio de Atención a la Familia de la Comisaría Provincial de Cádiz, quienes tuvieron conocimiento de actividades que atentaban contra la libertad e indemnidad sexual de menores de edad, y además les constaba que estas actividades tenían como presunto autor a una persona vinculada fuertemente con el mundo del Carnaval.

La Policía Nacional intensificó la labor de vigilancias y seguimientos sobre el investigado y lo detuvo el martes día 13 de enero de 2015, como presunto autor de los delitos de corrupción de menores y pornografía infantil.