Los muelles generan 11.000 empleos en Cádiz
Los muelles generan 11.000 empleos en Cádiz - F. J.
MUELLES

La apretada agenda del Puerto de Cádiz para 2018

Llegan meses frenéticos de cambios, obras y reubicaciones en los muelles gaditanos para convertirse en un núcleo logístico con y de futuro

CÁDIZActualizado:

¿Y ahora qué? Ésta es la primera pregunta que surge cuando se observa la actualidad del Puerto de Cádiz al finalizar este año. Especialmente, una vez que ya se sabe que la firma Concasa ha superado los filtros establecidos y será la concesionaria de la Nueva Terminal de Contenedores. El proceso ha sido tan largo y trabajoso que la sensación tras dar este importante paso es de vacío. Pero nada más lejos de la realidad.

La Autoridad Portuaria de la Bahía de Cádiz y la propia capital se enfrentan a numerosos hitos importantes en agenda para el año próximo y deben, además, acompasarse casi milimétricamente para no alargar los plazos. En primer lugar habrá que compaginar las fechas de las obras pendientes para poner en marcha la terminal que acaba de conseguir que el actual gestor de la terminal en uso redoble su apuesta por Cádiz y por su flamente terminal del dique de Levante.

El asfaltado de la explanada será fundamental para ponerla en funcionamiento. Aunque el nuevo muelle está practicamente finalizado aún queda pendiente la terminación de la superficie que va a usar el Concasa (que no es el total delnuevo muelle ganado al mar). Cabe apuntar que en un principio esta obra correría a cargo de la empresa concesionaria pero este presupuesto incrementaba mucho el total de la adjudicación y la APBC rebajó la condición tras quedar desierto el primer pliego para la concesión. Finalmente, los cuatro millones de euros serán que cuesta la explanada serán asumidos por el propio Puerto gaditano, que ha de iniciar en breve las obras para que no se pise con ninguna otra.

El siguiente paso consistirá en superar un gran escollo; la finalización del túnel que facilitará el tráfico de camiones hasta la terminal y descongestionará a la ciudad de esta presión añadida. Esta obra, que parece estar maldita, aún ha de solventar la aparición de la placa de hierro en su trazado, lo que ha ralentizado en más de un año su finalización, ya que la Autoridad Portuaria ha tenido que volver a sacarla a concurso porque el presupuesto excedía del 10% del total inicial. Pero la APBC confía en que esté finalizado antes de 2019.

El mejor PIF

Otra obra pendiente, con sus correspondientes plazos de licitación, adjudicación y puesta en marcha es el traslado del Puesto de Inspección Fronterizo (PIF) desde el muelle Reina Sofía hasta la nueva terminal. Esta obra ya está adjudicada y comenzará con el nuevo año pero hay que cumplir los plazos sin fallar para que cuando llegue 2019 esté en perfecto estado de revista. Porque sin PIF no hay tráfico de mercancías.Todo esto depende en gran medida de la propia Autoridad Portuaria y, aunque es complejo que se ejecute en los plazos inicialmente previstos hay esperanzas de que así sea.

La agenda de 2018 se complica un poco más cuando entran otras administraciones en juego. Éste es el caso de la reordenación del tráfico de vehículos en el cruce de la avenida de Astilleros, vinculada a la puesta en funcionamiento de la estación de autobuses recientemente inaugurada. La parte principal de la obra corresponde a Adif y solo los ramales interiores al Puerto de Cádiz, que ya adjudicó a Acciona Construcción en septiembre de este año por un importe de un millón de euros (1,09 millones, exactamente). Las obras se localizan principalmente en la explanada entre la avenida de Astilleros y la lonja pesquera, aunque también se intervendrá en el vial de entrada a los locales de pesca, delimitando el recinto pesquero.

Se ejecutará un vial principal de doble sentido de acceso y salida al recinto portuario, que estará regulado por dos glorietas. Una de las rotondas dirigirá la circulación hacia los locales de pesca y la otra llevará al tráfico hacia el Muelle Ciudad y hacia el muelle Marqués de Comillas y la zona de aparcamiento en batería que se habilitará junto a la carretera industrial. El plazo de ejecución de las obras está establecido en 10 meses y comenzaron en octubre pasado, por lo que en agosto o septiembre de 2018 debería estar finalizado.

A pesar de que todo está en proceso, ni el propio presidente de la Autoridad Portuaria, José Luis Blanco, ni la propia concesionaria de la terminal tienen muchas esperanzas de mudarse a la nueva instalación antes de 2020, «aunque nosotros estaríamos encantados de hacer el traslado mañana. Nos hemos comprometido para 2019 pero pensamos que es complicado que se cumplan todos los plazos a la perfección», apuntaba a este periódico el gerente de Concasa, Francisco Naranjo. Una ventaja con la que cuenta el Puerto de Cádiz es que la gestora sea la misma en la vieja terminal y en la nueva porque así no habrá problemas de solapamiento de plazos en la actividad.

De hecho, la nueva grúa, principal apuesta de Concasa para incrementar el tráfico de contenedores ya está en el muelle de Reina Sofía. La firma ha invertido tres millones de euros para incrementar en cinco toneladas la capacidad de izado, de 40 toneladas a 45 y aumentar la velocidad de carga y descarga en un 30%. Así que es ya solo es cuestión de que encajen a la perfección los plazos de las obras citadas para que la nueva terminal esté funcionando en 2020 y Cádiz gane la mayor pastilla de suelo portuario de su historia para desarrollar.