SUCESOS

«Al doblar la esquina vimos volar vasos, botellas y carteles»

La Policía reúne información sobre el enfrentamiento entre presuntos extremistas que acabó con una batalla campal en el centro durante el sábado

Una decena de jóvenes intercambian insultos y lanzamientos de objetos durante la refriega en San Francisco. - La Voz

«Imagínate, vas paseando un sábado por el centro, que casi nunca hay nadie, con la niña que tiene seis años, buscando un helado y te encuentras eso. Nos dimos la vuelta y echamos a correr». La que habla María del Carmen G. F. y se refiere así la batalla campal que se desató sobre las seis de la tarde del pasado sábado en la calle San Francisco, ante el hotel Las Cortes.

Cuando habla de «eso», esta gaditana de 34 años se refiere a que «al doblar la esquina de Columela nos encontramos una lluvia de vasos y botellas, cogían carteles y se los lanzaban, diez o doce en un lado y otros enfrente, a unos cuantos metros, insultándose, amenazándose y tirándose de todo. Cogí a la niña de la mano y salimos corriendo». Otros se refugiaron en negocios cercanos, todos aterrados.

Es un testimonio como el que podrían aportar otros veinte o treinta testigos. No hay heridos registrados en centros sanitarios de la capital gaditana, ni denuncias, ni detenidos hasta el momento aunque el Cuerpo Nacional de Policía investiga los hechos, las imágenes y numerosas declaraciones. A lo largo de toda la semana se pueden producir arrestos o imputaciones.

Según la documentación recabada por la Policía, la reyerta colectiva se produjo por el enfrentamiento entre extremistas de izquierda y de derecha. Estos últimos habrían acudido a la presentación de un libro sobre José Antonio Primo de Rivera que se celebraba en ese hotel para citarse y hacer algún tipo de exaltación fascista. De hecho, l

La convocatoria lleva la firma de la asociación cultural Hispania-Cronos que incluso en su imagen luce las flechas tradicionales de la simbología de falange. Su página web también deja constancia de su ideario reaccionario y de otros actos similares celebrados con anterioridad.

La investigación trata de confirmar si esa asociación u otros colectivos ultraderechistas –de los varios y muy minoritarios que existen en Cádiz– habría usado la presentación de la obra para hacer apología del falangismo (movimiento político totalitario que arraigó en España en la primera mitad del siglo XX).

Del mismo modo, un grupo de jóvenes autodenominados de extrema izquierda, antisistema o antifascistas se habrían citado en la contigua plaza de Mina a las 16.30 horas según consta en algunos textos publicados en internet y redes sociales.

El motivo de esa cita era decidir si efectuaban algún tipo de protesta o ataque en la presentación del libro, 90 minutos después, en el hotel situado apenas a cien metros de distancia.

Desde allí, estos extremistas habrían partido hacia el hotel. Al cruzarse con los profascistas, según la Policía, se habría provocado una primera agresión entre dos personas. Los acompañantes de uno y otro iniciaron entonces una refriega colectiva, un intercambio de insultos y amenazas, primero, y un lanzamiento cruzado de objetos.

La investigación policial trabaja con la hipótesis de que ambas partes acudieron al acto –unos para asistir y otros para impedirlo– con un ánimo violento o premeditación al enfrentamiento y cierta planificación, según se deriva de textos y anuncios en las jornadas antes de varios colectivos extremistas de distinto signo.

El tramo más violento del episodio, con ambas partes retándose en la calle, a distancia –al estilo de las peleas entre aficionados radicales en las calles antes de partidos de fútbol internacional aunque con dimensiones muy reducidas– tuvo una duración de unos diez minutos.

En ese tiempo, varios de los participantes causaron daños materiales en dos negocios cercanos, en mobiliario urbano y arrancaron señales de tráfico. La llegada de la Policía, que irrumpió por la calle Beato Diego de Cádiz, a 20 metros de la fachada del hotel donde se producía la presentación, hizo que los extremistas que habían llegado desde la plaza de Mina se disolvieran. A los que habían acudido a la presentación se les identificó y se les tomó declaración. La Policía trabaja también con «varios vídeos» que podrían facilitar esta tarea.

.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios