Quico Zamora

Adiós, guapa viñera, hasta pronto

Desde que se murió mi madre, nadie me había dicho guapo como tú

Actualizado:

El timbre …no suena. En la esquina de La Palma con Cristo de la Misericordia, ya no se escucha el timbre. La 'Petro' llora en el supermercado, parece que en 'El Molondro' ya no se ríe con el dominó. Sin embargo, ahí está, en lo alto, presidiendo el barrio la «chiquetita», tu «chiquetita».

Desde que se murió mi madre, nadie, repito, nadie me había dicho guapo como tú .Ese guapo femenino y viñero, que salía de esa voz ronca acompañada del sonido del timbre de la bicicleta que tan diestramente conducías.

Sí, ya sé, que la 'Petro' seguirá diciéndomelo, pero…..no es lo mismo. Por eso, en este febrero gaditano, este natural del otro barrio de Santa María, cuando en carnavales vaya por esas calles viñeras a ver a la 'Chiquetita' me acordaré de mi tía Maruja y de ti, preciosa mía. Echaré de menos (como todos los carnavaleros)esa voz ronca….”que guapo vas Queu”, no tendré que mirar a la bicicleta y podré cruzar la esquina sin mirar. Pero no será lo mismo. Adiós dale recuerdos a mi tía y saluda a la 'Chiquetita' de mi parte. Ella te ha acogido, estoy seguro , porque siempre le demostraste cuánto la querías. Adiós, guapa viñera, hasta pronto.