Caballero Bonald mide el talento ajeno

En ‘Examen de ingenios’ reúne un centenar de semblanzas de literatos y artistas a los que el gran poeta y premio Cervantes ha tratado de cerca

Actualizado:

Tras un largo silencio, José Manuel Caballero Bonald (Jerez de la Frontera, 1926) vuelve a la arena editorial con ‘Examen de ingenios’ (Seix Barral), desde este jueves en las librerías. La última obra en prosa de este irreverente poeta y mordaz narrador, novelista y memorialista de genio insumiso y desobediente, reúne un centenar de semblanzas «muy personales» de escritores y artistas que el premio Cervantes 2012 ha conocido y tratado de cerca a lo largo de su extensa vida.

Con su peculiar agudeza y exigencia, glosa y analiza la figura, la obra, el talento y el talante de colegas vivos como el Nobel y también premio Cervantes Mario Vargas Llosa, de artistas como Pepa Flores y Antonio López y de literatos de los dos orillas de nuestro idioma ya desaparecidos como Azorín, Jorge Luis Borges, Pío Baroja, Max Aub, Pablo Neruda, Julio Cortázar, Jaime Gil de Biedma, Miguel Delibes, Ana María Matute o Juan Carlos Onetti. También de artistas plásticos y músicos como Joan Miró, Jorge Oteiza o Paco de Lucía.

Son un centenar de retratos literarios de creadores con los que a la manera de ‘Españoles de tres mundos’, de Juan Ramón Jiménez, traza un mosaico de la época en la que los conoció y las singulares circunstancias y vivencias que compartió con ellos, en algunos caso desde la admiración y en otros desde la animadversión.

Esta galería de creadores entronca con ‘Oficio de lector’ la colección de ensayos que este poeta «discontinuo e intermitente» que soñó con ser matemático publicó en 2013. Un compendio de ensayos sobre la literatura y los autores de su altar literario: Juan de la Cruz, Juan Ramón Jiménez, Góngora, Quevedo, Mallarmé, Kafka, Gabriel Miró, Onetti, Cunqueiro, César Vallejo o José Ángel Valente, además de Cervantes.

La nueva obra del autor de ‘Manual de Infractores’ y ‘Diario de Argónida’ es para sus editores «una magnífica sucesión de anécdotas y reflexiones sobre algunas de las figuras más relevantes de la cultura del siglo XX». Aseguran que a través de estos retratos del ingenio ajeno «se desvela a su vez otro retrato, el que devuelve tácitamente la mirada del autor».

Como el escritor «que revisa, que desaprende y rectifica la tradición», en estas semblanzas, Caballero Bonald «reajusta sus juicios del pasado, trasvasa al presente el valioso legado de la experiencia -un sustrato cultural de enorme vivacidad- e incide en la actitud vital de cada retratado ante sucesos fugaces que adquieren una dimensión colectiva».

Asegura Caballero desde hace varios años que su obra está «cumplida y sostenida en la poesía» y que no sumará «más memorias ni novelas». Se despidió de las musas con ‘Entreguerras’, autobiografía en un único poema de 3.000 versos sin rima, métrica ni puntuación. «Ahí está todo lo que he escrito y vivido; el compendio de mi literatura y mi vida», dijo de un libro que publicó 60 años después de su primer poemario, ‘Las adivinaciones’, y medio siglo después de su primera novela, ‘Dos días de septiembre’.     

Navegante

Nacido el 11 de noviembre de 1926, hijo de padre cubano y con una madre de ascendencia aristrocrática, entroncada con la familia del vizconde de Bonald, el filósofo tradicionalista francés, José Manuel Caballero Bonald cursó estudios de Náutica y Astronomía en Cádiz antes de licenciarse en Filosofía y Letras en Sevilla. Iba para marino pero devino en navegante de la palabra, poeta, narrador y profesor de Literatura Española e Hispanoamericana durante diez años en la Universidad Nacional de Colombia y en el Bryn Mawr College. A su regreso a España dirigió una empresa editorial, fue secretario y subdirector de la revista ‘Papeles de Son Armadans’ y trabajó en el Seminario de Lexicografía de la Real Academia Española.

Autor de las novelas ‘Dos días de setiembre’ (1962), ‘Ágata ojo de gato’ (1974), ‘Toda la noche oyeron pasar pájaros’ (1981), ‘En la casa del padre’ (1988) y ‘Campo de Agramante’ (1992), su obra poética está reunida en ‘Somos el tiempo que nos queda’ (última edición, 2011). Con posterioridad ha aparecido ‘Entreguerras’ o ‘De la naturaleza de las cosas’ (2012) y ‘Desaprendizajes’ (2015). Ha publicado también dos libros de memorias: ‘Tiempo de guerras perdidas’ (1995) y La costumbre de vivir (2001), reunidos en el volumen ‘La novela de la memoria’ (2010). Ha adaptado al teatro obras como ‘Abre el ojo’, de Rojas Zorrilla y ‘Don Gil de las calzas verdes’, de Tirso de Molina. Firmó además los guiones de la serie documental ‘Andalucía de Cine’, dirigida por Manuel Gutiérrez Aragón.

Consagrado con el Premio Cervantes en 2012, expresó entonces «resquemor» por ganarlo antes «que otros lo merecen más que yo» como Juan Goytisolo. «Me lo dan ahora porque ya toca, por edad, y me satisface, pero menos», dijo evidenciando su carácter transgresor y políticamente incorrecto. Enfrentado a la Real Academia Española que le dio la espalda, ha merecido el Premio Nacional de la Crítica en tres ocasiones, y acumula distinciones como el Premio Biblioteca Breve, el Andalucía de las Letras, el Plaza Janés, el Reina Sofía de poesía, el Nacional de las Letras, el García Lorca y el Nacional de Poesía.

Doctor honoris causa por la Universidad de Cádiz y por la UNED, presidente del PEN Club Español hasta 1980, es miembro correspondiente de la Academia Norteamericana de la Lengua Española.