Sanz destaca la «implicación» del Gobierno para «defender» los intereses de las almadrabas gaditanas

El delegado ha agradecido al sector su «altísimo grado de cumplimiento de la normativa» durante el encuentro que ha mantenido con representantes de las almadrabas de Conil, Zahara, Tarifa y Barbate

Actualizado:

El delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, ha trasladado a los representantes de las almadrabas gaditanas «la implicación y esfuerzo» del Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente para «defender» en la Unión Europea los intereses del sector pesquero andaluz y, concretamente, de la flota que captura el atún rojo. Además, ha subrayado su «compromiso» con un sector «de marcado carácter social y vital para la economía de muchos municipios costeros gaditanos».

Durante el encuentro que ha mantenido con representantes de las almadrabas de Conil, Zahara, Tarifa y Barbate, Sanz, según ha indicado la Delegación del Gobierno en una nota, ha agradecido al sector su «altísimo grado de cumplimiento de la normativa» en materia de pesca, sin que durante los últimos años se hayan detectado infracciones graves, así como su «excepcional colaboración» con los inspectores de pesca.

Asimismo, el delegado del Gobierno se ha interesado en particular por las reclamaciones de los almadraberos para que se tengan en cuenta sus derechos históricos a la hora de distribuir las cuotas de captura disponibles y en relación con el desarrollo de una normativa que les permita acceder a los fondos europeos, al tiempo que se ha ofrecido a impulsar «una vía de interlocución permanente» para que un sector «vital para Cádiz se sienta apoyado y escuchado por el Gobierno de España».

PLAN DE RECUPERACIÓN PLURIANUAL

La Delegación del Gobierno en Andalucía ha recordado que la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (Cicca), más conocida por sus siglas en ingles Iccat, adoptó en 2012 un Plan de Recuperación Plurianual que sigue actualmente en vigor, con las modificaciones que se han ido introduciendo a medida que los informes científicos certificaban la recuperación del stock.

Así, para este 2017 la cuota española de atún rojo es de 4.243,57 toneladas, de las que el Ministerio reserva un cinco por ciento para el fondo de maniobra, repartiéndose el total restante entre las diferentes zonas pesqueras españolas y correspondiendo una cuota del 27,2 por ciento a las almadrabas (Conil, Barbate, Zahara y Tarifa), un 6,3 a la flota artesanal del Estrecho con cuota (Algeciras y Tarifa) y un 13,8 a la flota de Palangre (de Almería principalmente).

Sanz ha destacado la importancia de las almadrabas para el empleo y la economía de los pueblos del litoral gaditano, donde dan empleo directo a más de 400 trabajadores del sector y generan durante todo el año un «importante empleo» indirecto en la industria auxiliar de reparación y mantenimiento de las embarcaciones, transporte, venta de productos del atún y turismo asociado al atún rojo, como restaurantes especializados y rutas gastronómicas lo que, en su opinión, «pone de manifiesto la importancia de la ampliación de la cuota para las almadrabas españolas», todas ellas situadas en la provincia de Cádiz.

CAMPAÑA

La campaña de pesca del atún rojo de las cuatro almadrabas gaditanas comienza a finales de abril o principios de mayo y finaliza en el momento que se alcanza la cuota de pesca asignada a cada almadraba, normalmente a finales de junio.

Según el plan remitido a la Comisión Europea por el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, en 2017 España dispondrá de 4.243,57 toneladas de atún rojo, lo que supone un aumento de 709 toneladas, un 20,08 por ciento más que en 2016, y siempre de acuerdo con el programa plurianual acordado en 2014 para los años 2015-2017.

Por su parte, tres de las almadrabas --Conil, Zahara, y Tarifa-- se encuentran agrupadas en una Organización de Productores la OPP-51 y, aunque cada almadraba tiene su accionariado y cuota asignada, realizan una gestión conjunta. Estas almadrabas realizan el sacrificio del atún durante la campaña de pesca, trasbordando parte de las capturas a un buque donde se realiza el procesado y congelación del atún para la exportación. Otra parte de las capturas son desembarcadas en el puerto de Barbate, donde se ronquean y congelan para su comercialización directa por empresas nacionales.

La otra almadraba, la de Barbate, no sacrifica las capturas durante el periodo de pesca sino que las mantiene vivas en el agua mediante piscinas de red, en las que procede a engordar los atunes durante el verano y finaliza la campaña con el sacrificio de los atunes enjaulados, que se realiza en los meses de septiembre y octubre.