La calle Santa Lucía de El Puerto de Santa María
La calle Santa Lucía de El Puerto de Santa María - LA VOZ
EL PUERTO

Urbanismo interviene ante el temor de derrumbe de una finca en el centro de El Puerto

Había sido utilizado como chatarrería y los expertos advierten de que puede ser un polvorín en caso de incendio

EL PUERTOActualizado:

El área de Urbanismo del Ayuntamiento de El Puerto ha instado a los propietarios de un inmueble sito en la calle Santa Lucía 35 a que procedan al resanando, restauración, limpieza, reparación y pintado de la fachada y todos los elementos que la componen (carpinterías, vuelos y cornisas) a la vista del peligro para la salud pública, incluyendo la posibilidad de un derrumbe.

Esta decisión se ha adoptado tras las numerosas denuncias de los propios vecinos de la zona y después de que enero de este año se girara una visita de inspección ocular, observando queel inmueble se encontraba abierto y abandonado y en su interior se hallaba gran cantidad de enseres, muebles, cochones y basuras.

Asimismo, la fachada presentaba un estado de total abandono, parte de los revestimientos se encontraban abofados, con el consiguiente peligro de desprendimiento, sus carpinterías y elementos de fachadas estaban deteriorados hasta el punto que se pueden producir desprendimientos sobre la vía pública.

Se da la circunstancia de que en la finca se había ejercido la actividad de chatarrería y recogida de todo tipo de enseres, por lo que en su interior incluso había electrodomésticos y materiales peligrosos que según la normativa vigente deben ser gestionados por un gestor autorizado y almacenados en lugares adecuados para ello.

Asimismo, en su interior se encuentra gran cantidad de enseres, muebles y colchones que, complementado con la cubierta de madera del inmueble, convierte la finca en un polvorín en caso de incendio, debido a la gran carga de fuego, pues cualquier persona tiene acceso a esta al encontrarse abierta.

Por eso, desde Urbanismo se ha dado un plazo de 24 horas para proceder a labores de limpieza, desratización y vaciado total de los enseres, colchones, muebles y demás elementos y cierre de la finca. De igual forma, se da a los propietarios un plazo de 10 días para proceder al resanando, restauración, limpieza, reparación y pintado de la fachada y todos los elementos que la componen (carpinterías, vuelos y cornisas).