Un agente se reencuentra con gran emoción con sus hijos. - M. A.
EL DESAFÍO SECESIONISTA

Los policías de El Puerto desplegados en Cataluña ya están en casa

Los agentes de la UPR que han hecho frente al independentismo este último mes llegan entre muestras de cariño y mucha emoción. Ahora será relevados por compañeros de Jerez y Algeciras

Actualizado:

Todo esfuerzo tiene o debe de tener su recompensa. Y esa recompensa ha llegado este viernes a la puerta de la Comisaría de El Puerto en forma de fuertes abrazos, besos, aplausos, emoción y mucha alegría. Lo hacía en torno a las doce del mediodía cuando los policías de la Unidad de Prevención y Reacción (UPR) tomaban la avenida de la Constitución y dejaban atrás un mes de estancia en Cataluña haciendo frente al independentismo catalán.

Decenas de personas les esperaban con banderas de España y les recibían al grito de ¡Viva la Policía! con sentidas muestras de cariño. «¡Ya están aquí!», decía con alivio una de las mujeres de estos agentes al escuchar ya de lejos las sirenas de los furgones. «Ha sido muy duro para ellos y para nosotros que lo hemos vivido con mucha incertidumbre al no saber qué iba a pasar». También sujetando fuerte una rojigualda se encontraban para darle su apoyo trabajadores y clientes habituales de la conocida Venta El Cepo. «Estamos aquí para agradecerles lo que han hecho y por la valentía y superación que han demostrado tener».

M. A.

Aunque en principio iban para unos días, finalmente el devenir político de los hechos provocó que la estancia se prolongara durante semanas. Quizá el episodio que vivieron con mayor tensión fue el acoso que sufrieron por parte de manifestantes independentistas cuando se encontraban alojados en el hotel de Pineda de Mar. Las amenazas de los más radicales lograron que el Ayuntamiento de la localidad ‘invitara’ al propietario a expulsarlos aunque más tarde, por orden de Interior, no se produjo la salida hasta que no venció la reserva que tenían acordada.

La reclusión obligada en el hotel de Pineda de Mar lo vivieron con tensión e impotencia

Aun así estuvieron 48 horas recluidos en el hotel sin poder salir según las órdenes que recibieron. Dos días de tensión, estrés e impotencia que no olvidarán jamás. Tras el referéndum ilegal, Puigdemont llamó a la movilización y una de las concentraciones más duras contra las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado se vivió a las puertas del Mont Palau donde pernoctaban los agentes. “En casa lo pasamos muy mal. Veíamos las imágenes por la tele y aunque nos decían que estaban bien siempre te queda la duda de que les puede pasar algo. Les llegaron a tirar piedras, les insultaron y les provocaban. Pero supieron aguantarlo», comentaba este mediodía un familiar.

La salida de ese hotel fue completamente distinta. Cientos de personas se congregaron para aplaudirles y darles las gracias por seguir ahí. Una montaña rusa de emociones en cuestión de horas. «Ha habido de todo pero ya podemos decir que estamos en casa y que el trabajo está hecho», decía este viernes uno de estos policías mientras tenía en brazos por fin a su hijo.

M. A.
M. A.

Ahora los agentes de la UPR de Cádiz, Jerez y El Puerto que han estado destinados en Cataluña serán relevados por compañeros de Algeciras y Jerez.