La inmobiliaria Jiménez Ruiz, en la calle Larga; a la izquierda, Esperanza, la portuense asesinada en Brasil. - A. V. / L. V.
SUCESOS

Esperanza, la empresaria que mejor vendía su propia casa

Socia junto a su hermano de la agencia inmobiliaria familiar, esta portuense de carácter contribuyó a fortalecer el tejido social y económico de El Puerto

CádizActualizado:

La muerte de María Esperanza Jiménez Ruiz ha conmocionado a El Puerto de Santa María (Cádiz). Porque Esperanza, nacida en esta ciudad el 15 de marzo de 1950, es una de esas personas que ha contribuido a fortalecer el tejido económico y social de la tierra que ahora llora su triste pérdida en Brasil.

Nadie se explica en la ribera del Guadalete qué ha podido ocurrir en Río de Janeiro. Las informaciones llegadas desde el otro lado del charco apuntan que el vehículo en el que paseaba, un Fiat Fremon, no atendió a la orden de parar de un control policial en la conflictiva favela de Rocinha y fue tiroteado por los agentes. En ese coche también circulaban su hermano José Luis Jiménez con su esposa Margarita Martínez, una guía turística brasileña y un conductor italiano.

Esperanza estaba de turismo en el país carioca y ha sido víctima de una nueva guerra entre la policía militar y los narcotraficantes del mencionado barrio. En el último mes son constantes los tiroteos. En el inicio de investigación queda por saber si en realidad hubo orden de parar por parte de los agentes, como apunta la versión oficial, y conocer en profundidad qué ha ocurrido en uno de los puntos calientes del planeta.

Empresaria de fuerte carácter

Mientras tanto, en El Puerto los que la conocen, muchísimos, pues Esperanza era uno de los rostros más reconocidos de la sociedad porteña, se mantienen aún en estado de shock. A la espera de aceptar su muerte, incredulidad absoluta. Y un recuerdo constante.

María Esperanza Jiménez Ruiz era la tercera de cuatro hermanos, todos varones salvo ella, que quizás por ello supo luchar contra las barreras del tiempo que le tocó vivir y forjarse como una empresaria de éxito. Mujer de fuerte carácter, alta y elegante, de las que deja huella por donde pisa, se formó en Madrid en el sector inmobiliario y regresó para abrir su propia agencia en El Puerto.

El 1 de enero de 1996 abría junto a su hermano la inmobiliaria Jiménez Ruiz, en la calle Luna, y es que con su iniciativa y labor ha impulsado multitud de iniciativas en el centro histórico portuense. «A los clientes que vienen de fuera les suelo quitar de la cabeza la idea de playa. Les vendo la vida del Mercado, la actividad del centro...» recordaba en una entrevista, mucho antes de la jubilación.

Muy pronto se quedaba viuda pero no perdió esa fuerza que contagió a todos sus vecinos y por la que se le recuerda en estos momentos tan duros. Su carácter, su energía. Esa llama que se ha apagado tan lejos de su Puerto, de su casa.