El hallazgo descubierto por la Guardia Civil
El hallazgo descubierto por la Guardia Civil - LV
TRÁFICO ILEGAL

Esconde 10.000 comprimidos de Rivotril y Trankimazín en un bote de detergente para su comercio ilegal

La Guardia Civil ha detenido en Algeciras al individuo cuando trataba de cruzar a Marruecos con los medicamentos

CádizActualizado:

Pasar medicamentos de contrabando de Algeciras a Tánger, mezclados en un bote de detergente, a bordo de un todoterreno valorado en más de 55.000 euros. Esa ha sido la estrategia empleada por un individuo que ha sido detenido este lunes por agentes de la Guardia Civil perteneciente a la Compañía Fiscal de Algeciras como presunto autor de un delito contra la salud pública.

La detención se ha producido como consecuencia de los controles documentales e inspecciones de vehículos realizadas en la zona destinada al preembarque hacia el barco con destino Tánger en el puerto de Algeciras.

En el registro realizado en las pertenencias que llevaba el conductor y único ocupante del vehículo Audi, modelo Q-7, hallaron un bote de detergente en el que observaron como el cierre del mismo estaba manipulado, por lo que procedieron a su apertura y al vaciado de su contenido.

Mezclado con el detergente hallaron 9.956 comprimidos de trankimazín y rivotril, por lo que detuvieron al conductor de origen marroquí y con residencia en Madrid como presunto autor de un delito contra la salud pública.

Estos medicamentos lo suelen adquirir en diferentes farmacias haciendo uso de recetas falsificadas.

De los hechos se instruyeron las correspondientes diligencias. El detenido ha pasado a disposición judicial.

Medicamentos fraudulentos

El hallazgo de la Guardia Civil es una muestra del comercio ilegal que existe de medicamentos, bien falsificados bien obtenidos de forma fraudulenta como son las recetas falsas. En el caso de los fármacos incautados este lunes, ambos sólo se pueden obtener con receta médica y su precio

Rivotril contiene clonazepam como ingrediente activo, el cual pertenece a un grupo de medicamentos conocidos como benzodiazepinas. El clonazepam tiene propiedades anticonvulsivantes, es decir, previene los temblores (convulsiones).

Se utiliza en la mayoría de las formas de epilepsia del lactante y del niño, especialmente el pequeño mal y las crisis tónico-clónicas. Está igualmente indicado en las epilepsias del adulto, en las crisis focales y en el status epiléptico.

Trankimazín, por su parte, pertenece al grupo de medicamentos denominados tranquilizantes (ansiolíticos) derivados de las benzodiazepinas.

Está indicado en el tratamiento de estados de ansiedad generalizada y ansiedad asociada a síntomas de depresión; Trastornos por angustia con o sin agorafobia (miedo a lugares donde escapar o disponer de ayuda puede resultar difícil o embarazoso).

Cabe reseñar que las benzodiazepinas sólo están indicadas para el tratamiento de un trastorno grave, que limita la actividad del paciente o lo somete a una situación de estrés extrema.

Las benzodiazepinas no deben utilizarse solas para el tratamiento de la ansiedad asociada a depresión. Según los expertos, el Trankimazin no está recomendado para el tratamiento de la depresión.