Vicente Marrufo gestiona una librería online.
Vicente Marrufo gestiona una librería online.
ENTREVISTA

Vicente Marrufo: «Preferimos el ambiente bohemio, el amor y el arte»

El emprendedor es uno de los encargados de la cita sobre la cultura 'hispter' que está cosecha un importante éxito

Actualizado:

Detrás de una barba puede haber diversión, cultura, gastronomía y hasta emprendimiento. Y sino que se lo digan a Vicente Marrufo, uno de los organizadores de Gastrobarb, una cita con la cultura 'hispster' que, desde hace días se celebra con importante éxito en la capital. Esta semana que arranca será la última de actividades de una novedosa iniciativa que incluso ya despunta para celebrarse en otras ciudades.

–¿Se esperaba la buena acogida que está teniendo Gastrobarb?

–Estábamos algo intrigados, la verdad. Sin duda, no esperábamos una acogida tan grande. Lo que sí es cierto, es que éramos muy conscientes de la calidad de los participantes, y por lógica, atraerían a muchos visitantes. El proyecto ‘Barbudos’ de Jesús Belizón, exposición principal de GastroBarb, es un claro ejemplo de esa calidad. Si a esto, le añadimos la artesanía de Woodbike Custom, el arte de Rapsodelia, el carácter literario de ‘El Ático de los Gatos’, con Rosario Troncoso al frente, la alegría que desprende el Multibar Calesa 15/01 de Pepito el Caja, y las ganas de apostar por la cultura de Elviejorincon.com, teníamos el éxito asegurado. Hemos recibido mucho cariño y admiración, llegando incluso a llamarnos para que abriésemos las puertas cuando estábamos descansando.

–¿Se plantean ya una segunda edición o más actividades similares?

–Por supuesto, el encuentro GastroBarb sólo ha sido la primera piedra y, por méritos propios, se ha convertido en la niña bonita de nuestra ambiciosa apuesta personal por el arte y la cultura, y sus profesionales. Ya hemos recibido ofertas de otras ciudades de España, para trasladar GastroBarb, como por ejemplo Sevilla, Madrid o Barcelona. Además, GastroBarb se ha convertido en un verdadero hervidero de proyectos, propuestas y ofertas artísticas, que nos han llegado de distintos lugares y estudiaremos con detalle.

–Está claro que la cultura 'hipster' está de moda ¿cuánto cree que conseguirá mantener esa pujanza?

–Creo que esto acaba de empezar, al menos en lo que a la parte creativa se refiere, es decir, aún podemos desgranar el potencial de la moda ‘hipster’, no como moda propiamente dicha, sino desde el punto de vista que define a GastroBarb. Reinventar y promover el antiguo oficio de las barberías, ahora en auge; fomentar la pasión por la cultura, el medio ambiente y los productos de nuestra tierra. Hay que sumergirse en la definición ‘hipster’ para encontrar conceptos a los que sacarle partido, nuestra idea no se basa únicamente en la moda pasajera de las barbas y la ropa, esa es la cara desenfadada y divertida con la que hemos querido contar, preferimos el ambiente bohemio, el amor por el arte y la literatura, el interés por las corrientes culturales y la atracción por los artesanía.

–La iniciativa aglutina a multitud de iniciativas de pequeños empresarios ¿cree que los emprendedores están suficientemente valorados?

–Esa es una pregunta polémica, cuya respuesta naturalmente es, no, ni en la provincia ni en toda la geografía española. Los emprendedores debemos apoyarnos entre nosotros y crear nuevas formas de hacer negocio, aunque nos parezcan alocadas. Tengo un punto de vista muy particular al respecto, y es que el término ‘emprendimiento’ está de moda, al igual que el cultura ‘hipster’. Esta última no supone ningún riesgo, pero la primera, si no cuentas con el asesoramiento necesario, puede ser un verdadero quebradero de cabeza.

Creo que la palabra 'emprendimiento' se está usando demasiado, más para vender humo que para apoyar a los emprendedores. En otros lugares, algunos grandes potencias económicas, por el sólo hecho de emprender, y posteriormente fracasar, ya gozas del respeto que supone, al menos, haberlo intentado. Como dice un magnífico libro de Mario Alonso Puig, tenemos que reinventarnos, pero sobre todo tenemos que cambiar nuestra forma de pensar. Yo voy a ayudar por todo el que decida emprender, los demás que hagan lo que quieran.

–Usted gestiona una librería ‘online’, ¿en qué punto se encuentra el sector?

–Mi mujer y mi hijo tienen que convivir con mi otro gran amor, la literatura. Por eso, me duele afirmar que el sector está mal, en marzo de este mismo año el dato era que, cada día, cerraban dos librerías en España. Eso es algo muy triste, porque los libros nos ayudan a desarrollarnos como personas, alimentan nuestro espíritu crítico y hacen crecer nuestra imaginación. Los autores no crean libros, de los libros nacen los autores. Este mal dato se ha convertido en la normalidad en la vida de un librero, una profesión que se elige por pasión, más que para ganar dinero. Por suerte, el equipo humano de nuestra librería, intenta buscar a diario, nuevas alternativas que nos posibiliten acercar la cultura y literatura a la gente, no solemos rendirnos tan fácilmente. Además, contamos con un montón de amigos que nos apoyan en nuestra particular forma de promover la cultura.