Una patada a la generación ni-ni
Presentación de la Semana de la Financiación de la Cámara de Comercio - antonio vázquez
apoyo a emprendedores

Una patada a la generación ni-ni

Una jornada de la Cámara de Comercio sobre financiación reúne a un grupo de jóvenes emprendedores que empiezan a rodar en el mundo empresarial

Actualizado:

Una jornada de la Cámara de Comercio sobre financiación reúne a un grupo de jóvenes emprendedores que empiezan a rodar en el mundo empresarial

1234567
  1. Semana de la Financiación

    Presentación de la Semana de la Financiación de la Cámara de Comercio
    Presentación de la Semana de la Financiación de la Cámara de Comercio - antonio vázquez

    Pocos de ellos pasan de los treinta, pero están dispuestos a embarcarse en la aventura empresarial con los pies en el suelo. Los hay que alternan la formación universitaria con un trabajo o los que lo compaginan con el propio negocio que acaba de echar a andar. Sobradamente preparados, dicen no estar dispuestos a esperar a que el mercado laboral se acuerde de ellos, por eso se lan lanzado de ello al emprendimiento.

    Toda una patada a los que siguen hablando de 'generacion ni-ni' de la que que este grupo de jóvenes, que ha reunido la Cámara de Comercio de Cádiz, se desmarca. El motivo es la presentación de la Semana de la Financiación que se celebrará entre el 11 y el 15 de mayo en la capital, con talleres, visitas y charlas gratuitas en las que se explicarán otros ejemplos de empresas que ya están en marcha y las vías para encontrar el capital necesario que permita poner en marcha los negocios.

  2. Maguro Barbate

    Paula Rivera, que está detrás del proyecto Maguro Barbate
    Paula Rivera, que está detrás del proyecto Maguro Barbate - A. v.

    Dándole aún forma anda Paula Rivera, de apenas 20 años, que es la más pequeña de todos. Estudiante barbateña, compatibiliza las clases del Grado de Finanzas y Contabilidad con lo que será Maguro Barbate, una empresa de elaboración de comida japonesa que nace al calor del auge de esta especialidad y la tradición del atún rojo de almadraba. Explica que «no llega de nueva a este mundo», procede de una familia con amplia tradición empresarial y su hermano trabaja en las cocinas del conocidísimo restaurante Kabuki, de Madrid.

    «El principal problema -señala- es la financiación y ver la viabilidad que tiene». En ese plan de mercado y las posibilidades que puede tener esta idea de negocio anda metida de lleno. «No es que me quiera dedicar por completo al negocio, pero sí que sea un complemento», advierte

  3. Las Bicis Naranjas

    Débora Ribalta, que ha puesto en marcha Las Bicis Naranjas
    Débora Ribalta, que ha puesto en marcha Las Bicis Naranjas - A. V.

    Ya en marcha y con visos de ir a más funciona Las Bicis Naranjas, la tienda de alquiler y cicloturismo de Débora Ribalta, una barcelonesa que ha apostado de lleno por este negocio sostenible y original. Reconoce que los inicios han sido complicados, con muchos gastos y tirando de financiación propia. Débora asegura que «desde marzo las cosas van mucho mejor, con una Semana Santa fantástica».

    Las miras están puestas en los cruceros, para permitir al turista conocer la ciudad en modelos de bicicletas retro, personalizadas, de madera o clásicos.

  4. HostingProduct Canarias

    Florencio Arias, que quiere poner en marcha un negocio logístico para el comercio electrónico
    Florencio Arias, que quiere poner en marcha un negocio logístico para el comercio electrónico - A. V.

    Aprovechando sinergias plantea Florencio Arias, humorista gráfico de profesión, un proyecto de almancen para productos que se distribuyen a través del comercio electrónico. De un mundo a otro, plantea una iniciativa para mejorar los envíos entre la Península y las Islas Canarias, aprovechando el tráfico comercial con la capital.

    «No me dedico a esto, pero la idea me surgió tras un curso de marketing electrónico y creo que puede tener futuro», señala. Lo primero es comprobar la viabilidad del negocio y encontrar la financiación, que sigue siendo el verdadero caballo de batalla.

  5. Interigual

    Los socios de Interigual, Vanesa Brenes, Cristina Oliva y Miguel Alba
    Los socios de Interigual, Vanesa Brenes, Cristina Oliva y Miguel Alba - A. v.

    Una academia en la red con temario personalizado, conversasión y una plataforma propia para huir de los fallos que presenta mucha veces programas como Skype. Ese es el soporte sobre el que se sustenta Interigual, la empresa de Miguel Alba, Cristina Oliva y Vanesa Brenes, profesionales de la informática y la docencia.

    La idea les llevaba rondado desde febrero de 2014, una bombilla que se encendió en pleno Carnaval y que desde noviembre es una realidad. La plataforma está orientada a cursos de español para extranjeros, en lo que Vanesa ya tenía experiencia desde hacía varios años. «La intención era hacerlo lo más formal posible, que pudiéramos funcionar como empresa, poder facturar y tener un sistema para la relación con los clientes», señala Miguel.

    Para su puesta en marcha ha sido necesario recurrir a microcréditos de entidades bancarias y los recursos propios. «Los negocios en la red resultan más baratos, pero hemos tenido que hacer una inversión para licencias de software y otros permisos».

  6. Laurentia

    Rubén Pérez, uno de los responsables de este proyecto de consultoría
    Rubén Pérez, uno de los responsables de este proyecto de consultoría - a. v.

    Una consultora integral. Así se define Laurentia, que ofrece servicios de soluciones informáticas, estudios sociales y formación. Apenas lleva dos meses funcionando, pero la idea venía de lejos. Sus creadores son Rubén Pérez y María Carrasco, que traen consigo la experiencia del trabajo en varias empresas y en estos mismos ámbitos.

    Dicen buscan la colaboración entre profesionales y ampliar el catálogo de servicios e incluso el ámbito de acción. «Ahora estamos en la labor de captar clientes y darnos a conocer, pero es un camino largo», indica Rubén.

  7. Al Ándalus Club

    Natalia y Ana Gavira, que sacan adelante esta tienda on line de productos artesanos
    Natalia y Ana Gavira, que sacan adelante esta tienda on line de productos artesanos - A. V.

    Los productos de la tierra con sello gaditano, esa es la fortaleza de Al Ándalus Club, un canal de distribución que ha puesto en marcha Ana Gavira y que aspira a ser un referente en la comercialización de quesos, embutidos o aceite. Será en unos días cuando estrene su nueva tienda en el Mercado del Rosario de Cádiz, pero desde hace meses funciona a través de una página web a través de la que ofrecen los productos.

    Cuenta Ana que «ha sido posible sacarlo adelante con recursos propios, por eso estamos un poco ahogadas», pero las dificultades no le quitan la ilusión de ser su propia jefa.