Pablo Iglesias afronta una rebelión interna por el control de Podemos


Actualizado:

El hasta ahora indiscutible líderazgo de Pablo Iglesias y su equipo en Podemos se enfrenta a una rebelión en toda regla por el control de la formación. Tres de los cinco eurodiputados del partido apoyan un borrador sobre el modelo organizativo que debe regir el partido opuesto al elaborado por el número uno y sus colaboradores.

Teresa Rodríguez, Pablo Echenique y Lola Sánchez abogan por un sistema de gobierno interno colegiado mientras que la propuesta de Iglesias y su círculo más íntimo de colaboradores, formado por Iñigo Errejón, Juan Carlos Monedero, Carolina Bescansa y Luis Alegre, defienden un modelo clásico de partido político en el que el poder esté en manos de un secretario general, es decir, en las de Pablo Iglesias. En este sentido, abogan por una dirección denominada Consejo de Coordinación que sería la encargada del día a día y estaría formada por entre diez y quince miembros elegidos a propuesta del secretario general por el Consejo Ciudadano, máximo órgano del partido entre congresos.

Rodríguez, Echenique y Sánchez rechazan crear una Secretaría General unipersonal. En esta línea defienden la creación de una portavocía formada por tres personas que se repartirían las áreas ejecutivas. Además, mantienen que los integrantes del Consejo de Coordinación sean elegidos en candidaturas individuales por los afiliados.

Aunque el equipo Iglesias ha rechazado consensuar un documento único con el sector crítico, sí se ha abierto a incluir en su propuesta ideas de otros grupos para sumar fuerza ante sus principales rivales. Esta predisposición le ha servido para ganarse el apoyo de la quinta eurodiputada, Tania González, quien en principio parecía más cerca a sus otros tres compañeros en la cámara de Estrasburgo. Mientras, en torno a los críticos se han reunido hasta 30 de los grupos que habían presentado documentos alternativos al de la dirección.

Asamblea ciudadana

Este fin de semana cada equipo presentará sus modelos de organización en Madrid durante una gran asamblea ciudadana. A partir del lunes, y durante los seis días siguientes, los más de 132.000 inscritos en Podemos votarán en internet por su opción favorita para la organización interna del partido. La facción vencedora se conocerá el lunes 27, momento a partir de cual, ya que con una estructura de organización interna definida, se presentarán las candidaturas para dirigir el partido.

La gran incógnita está en qué hará Iglesias en caso de que su propuesta sea derrotada. Es decir, si a pesar de sufrir un revés de semejante calibre se postulará para liderar el partido o, por el contrario, se retirará de la primera línea política. En el caso de que diera un paso atrás también se crearía la expectación sobre si Podemos logrará mantener las magníficas perspectivas electorales que apuntan las encuestas sin la figura de su carismático líder.

Hoy, Iglesias quiso restar importancia al enfrentamiento interno y aseguró que reforzará a Podemos. «Después de este proceso saldremos como una piña para cambiar este país», dijo. Añadió que la formación está demostrando «ser la fuerza más transparente» porque sus debates «llegan a la cola de la pescadería».