Jornada de debacle con algún síntoma positivo


Actualizado:

Otra jornada de pánico en los mercados de renta variable. El selectivo español comenzaba la sesión levemente en positivo, pero los números verdes apenas han durado media hora. A partir de las 9.30 de la mañana el índice ha comenzado a caer, pero ha sido a partir de las once de la mañana cuando las ventas se han disparado. El selectivo español, con ello, marcaba los mínimos del día en los 9.371,30 puntos a las once y media de la mañana. El detonante de estas ventas tan masivas fue la subasta de deuda del Tesoro español. El Tesoro tenía como objetivo de colocación entre 2.500 y 3.500 millones de euros. Colocó al final 3.200 millones de euros.

Hacía tiempo que la adjudicación quedaba por debajo del máximo esperado. No sentó bien. Tampoco el hecho de que subieran las rentabilidades. En los títulos con vencimiento en 2024, la rentabilidad media subió desde el 2,075% hasta el 2,196%. En los bonos a quince años, la rentabilidad media bajó desde el 3,514% hasta el 2,842%. También molestó el hecho de que la demanda fuera muy ajustada, sobre todo en la emisión a quince años. “¿Lectura? Mal momento el actual para colocar deuda”, afirma José Luis Martínez. Desde esos niveles del Ibex-35, que implicaba una caída del 4,5%, las ventas comenzaron a reducir su intensidad.

El selectivo español, entre las doce y media de la mañana y las tres y media de la tarde se estuvo moviendo en el entorno de los 9.500 puntos. Desde ahí, el índice recortó un poco más las pérdidas, para dar un último cambio en los 9.669,70, lo que supone un retroceso del 1,72%.

También hay que tener en cuenta que se publicó el dato definitivo de inflación del mes de septiembre en la zona euro. Se mantuvo en el 0,3%, su nivel más bajo de los cinco últimos años.

Lo que ayudó a última hora a reducir las caídas fueron las declaraciones del presidente de la Reserva Federal norteamericana de San Luis, James Bullard, que afirmó que se debería considerar el retraso del fin del programa de compra de bonos, para esquivar la tendencia a la baja de la inflación. Y de ello se deduce también que la primera subida de los tipos de interés se retrasará más allá de lo previsto.

Buenos datos en Estados Unidos

Pero es que, además de las declaraciones, a favor de los mercados cotizaron los buenos datos macroeconómicos publicados en Estados Unidos. Por ejemplo, las peticiones iniciales de subsidios por desempleo alcanzaron su nivel más bajo de los últimos catorce años. Además, la producción industrial subió un 1% en septiembre, frente al 0,4% estimado por los analistas. El porcentaje de utilización de la capacidad instalada subió desde el 78,7% hasta el 79,3%, cuando los expertos esperaban que subiera hasta el 79%. Eso sí, cayó el índice de confianza del sector promotor.

El peor de todos los índices fue el PSI-20 de Lisboa, con un recorte del 3,21%. A continuación, ya tras el Ibex-35, el Ftse Mib de Milán, que cedió un 1,21%. Mientras, el Cac 40 francés cedió algo más de medio punto porcentual. Y el Ftse 100 británico, un 0,25%. El Dax llegó, incluso, a terminar la jornada en positivo, con una revalorización del 0,13%.

En el selectivo español, cinco valores cerraron la sesión al alza. Sólo cinco valores se libraron de los descensos. Abengoa fue el que más subió, con una revalorización del 6,07%. A continuación, IAG, que se apuntó un 4,75%. ArcelorMittal, por su parte, subió un 1,56%. Mediaset y Ferrovial completaron la lista de valores en verde, con ganancias de un 0,74% y de un 0,38%, respectivamente.

En negativo, el peor fue FCC, con un descenso del 4,93%. A continuación, BME, que también se dejó más de cuatro puntos porcentuales. OHL, el Popular, Red Eléctrica, Telefónica y CaixaBank retrocedieron más de tres puntos porcentuales. Más de un 2% bajaron Sabadell, ACS, Gas Natural, Sacyr, Bankia y Dia.

En el Índice General de la Bolsa de Madrid, ningún valor fue más rentable que Abengoa. A continuación se situó eDreams, con una revalorización del 5,31%. Después, Urbas, que avanzó un 5%. Fueron los dos únicos valores más rentables que IAG.

En negativo, el valor que más bajó fue GAM, con un descenso del 11,76%. Después, Solaria y Nicolás Correa, que retrocedieron más de un 6%.

En el mercado de deuda, subió la rentabilidad de todos los bonos. Sobre todo, la de los bonos de la periferia europea. Especialmente, de los griegos: desde el 7,94% hasta el 8,92%. La del bono italiano, desde el 2,44% hasta el 2,59%. La del bono portugués, desde el 3,31% hasta el 3,47%. Pero mucho menos el rendimiento del bono español: desde el 2,15% hasta el 2,22%.

Algunas señales positivas

Quizás la buena noticia del día tuvo que ver con lo que sucedió en el mercado de deuda. Porque también subieron los rendimientos de los bonos “core”. Así, la del bono alemán avanzó desde el 0,76% hasta el 0,82%. Eso significa que el dinero no buscó más refugio. Tampoco en el bono americano, pese a todo, pese a que se retrasa el momento de las subidas de tipos de interés. El interés del bono americano subió desde el 2,15% hasta el 2,16%.

En el mercado de divisas, el euro se mantenía por encima del nivel de 1,28 unidades.

En el mercado de materias primas, también una buena señal, porque subió el precio del crudo. El barril de Brent, de referencia en Europa, avanzó un 0,32%, hasta los 84,05 dólares. El de West Texas, de referencia en Estados Unidos, avanzó un 0,05%, hasta los 81,82 dólares. Y el oro bajó: cayó un 0,59%, hasta los 1.236 dólares la onza.