san fernando

Vera Cruz agota los plazos de la Junta y ya no podrá recuperar la subvención

La falta de noticias para una reunión entre Obispado, Administración regional y hermandad hace que se pierda la posibilidad de encontrar una solución

SAN FERNANDO.Actualizado:

La Junta de Andalucía puso todas las posibilidades que estaba a su mano, sin abrir expedientes y sin hacer requerimientos, incluso esperó a una reunión conjunta a la que debía ir Obispado y la hermandad de Vera Cruz para buscar una solución a la deuda de la escuela taller, destinada a la rehabilitación de la capilla del Cristo viejo. La idea era que el Obispado hiciera frente a los impagos que faltaban, para justificar las facturas del último tramo de la actuación, de modo que se pudieran presentar a la Junta y que hiciera efectivo el último 25% de la subvención pendiente de cobro (ya que el 75% restante se ha abonado a la hermandad conforme se presentó las certificaciones oportunas de obra). Un total de 168.000 euros que debe la hermandad y que de esta forma liquidaría resolviendo de una vez por todas este conflicto.

Pero esta reunión nunca se produjo y el problema es que ya se han agotado todos los plazos y ampliaciones de demoras dados por la Administración regional para solventar el problema. Y es que ante el tiempo transcurrido resulta ya muy difícil (por no decir imposible) que la Junta acepte ya esas facturas ara entregar el último pago de la subvención. Lo que significa que Vera Cruz deberá hacer frente a los 168.000 euros sin más recursos que los propios.

Y todo ello cuando tiene que hacer frente a embargos y problemas de liquidez derivados de una actuación que se ha convertido en una especie de pesadilla de la que ya resulta imposible de salir y que estuvo a punto de dejar sin procesionar a la cofradía en la pasada Semana Santa, aunque las repercusiones futuras pueden ser peores, ya que se pone en entredicho la viabilidad de esta hermandad. La cifra total de la Escuela Taller ascendía a más de 600.000 euros que serían entregados conforme se cumplieran certificaciones de obra, pero hubo un momento en el que la hermandad no pudo adelantar los pagos y comenzaron las denuncias de los alumnos.