zona i+d

Comprimidos a escala nanométrica 'made in Spain'


Actualizado:

Investigadores de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) han desarrollado un nuevo tipo de nanopíldoras para tratar la colitis ulcerosa y la psoriasis desde el interior de las células. Estos nanocompuestos «tienen gran afinidad con las células de mamíferos, son capaces de penetrar en su interior y, una vez allí, liberar la proteína terapéutica», explica a la agencia SINC Antonio Villaverde, líder del hallazgo.

Parte de la originalidad de este estudio, es que las nanopíldoras se han desarrollado a partir de agregados insolubles de proteína, también llamados cuerpos de inclusión. «Este producto se genera en el 90% de los procesos industriales», aclara Villaverde. El científico se asombra de que la industria biotecnológica y farmacéutica haya tratado este elemento como un desecho durante los últimos 30 años.

La tecnología ha sido patentada y licenciada a la empresa Janus Development, con sede en el Parque Científico de Barcelona, que ha comprobado la tolerancia a su administración ‘in vivo’. «Mediante un acuerdo temporal hemos adquirido los derechos para el desarrollo y la explotación comercial de la patente», aclara Ana Kosoy, miembro de la compañía.

Composición

Las nanopíldoras se han desarrollado a partir de agregados insolubles de proteína que se generan en el 90% de los procesos industriales. «Se había asumido que los agregados insolubles de proteína no eran funcionales sin siquiera comprobarlo», señala Villaverde. En su laboratorio se demostró ya en 2005 que las proteínas agregadas e insolubles sí tenían actividad biológica, aunque con una intensidad variable respecto a las formas solubles.

En 2009 llevaron a cabo experimentos que demostraban la gran afinidad de estos agregados por las células de mamífero en cultivo y los científicos patentaron las nanopíldoras que, según ellos, «funcionan como un comprimido terapéutico pero a escala nanométrica».

Patentado por una empresa

Un año después, Janus Development se interesó por el proyecto y se llegó a un acuerdo de licencia entre la empresa, la UAB y el Centro de Investigación Biomédica en Red en Bioingeniería, Biomateriales y Nanomedicina (CIBER-BBN).

«El papel de Janus Development en este y otros proyectos es el de transformar la ciencia básica en potenciales usos comerciales», cuenta Kosoy. De momento, la compañía se ha encargado de subvencionar al equipo de Villaverde y otros científicos para hacer más experimentos y ensayos de tolerabilidad en ratones, que, según afirma la empresaria, «han sido un éxito».

Los primeros ensayos se han hecho contra colitis ulcerosa y psoriasis pero «el potencial de estos comprimidos nanométricos es infinito». El proceso de patente con uso terapéutico suele llevar un mínimo de tres o cuatro años. «Es largo y complicado», según Kosoy. La empresa ya ha superado la primera etapa en la que han tratado de buscar todos los posibles usos terapéuticos e indicaciones de los cuerpos de inclusión.

Fuente: Marta Palomo / Sinc