Sergio Betanzos, Manuel Pareja, Juan Ramón Parra e Ignacio Martínez son los impulsores. :: R. Sánchez
Jerez

Humanismo cristiano sin complejos

La Fundación Libertad y Persona nace con el objetivo de la contestación social; Este movimiento cívico pretende actuar en ámbitos como el de la economía, la política, la educación, la familia, la ciencia y la cultura


JEREZ.Actualizado:

«No nos resignamos con la sociedad que nos ha tocado vivir». El abogado Manuel Pareja, padre de familia con cinco hijos, señala en clave de contestación cívica el sentido de una aparición en escena que, cuanto menos, ha llamado la atención en Jerez. Un día se sentó -quien ya hoy preside la recién nacida Fundación Libertad y Persona- con otras tres mentes inquietas con ganas de compromiso social y dieron forma a un movimiento dispuesto a hacerse sitio en medio de un desmusculada sociedad sorprendida por la naturaleza de esta iniciativa.

Pareja añade que «nace porque los conceptos de libertad y persona son categorías que hoy en día están en crisis». Habla más de la de valores que de la económica y añade que «ésta es una sociedad que está invadida por el materialismo, por el relativismo, por el nihilismo y por un utilitarismo que deshumaniza al hombre». Pese al planteamiento conceptual de su propósito que enarbolan -como hicieron en el primer acto público, celebrado en la Escuela de Hostelería el pasado jueves-, la fundación tiene intenciones de actuación «contra el mal social que nos aqueja».

De lo conceptual a la praxis

Nos aguardan, pues, pronunciamientos, artículos, conferencias y otras presencias en la sociedad jerezana. Harán referencia a cuestiones relativas a la defensa de la vida contra el aborto o la eutanasia, el fomento de la familia o el apoyo a una educación en libertad que facilite la elección de los padres y evite adoctrinamientos como los que denuncian las asociaciones contra la asignatura de Educación para la Ciudadanía. «En estas últimas décadas se ha producido una profunda transformación de buena parte de los valores que nos han hecho ser lo que somos», dice Pareja.

«Nosotros llegamos sin complejos, y ésa será una de las claves que nos defina», añade el presidente quien asegura que «no tenemos un discurso pesimista ni catastrofista, somos gente que está esperanzada porque todo es susceptible de mejora». Y a por ello van en el convencimiento de que en el humanismo cristiano encuentran «los valores que subsisten en las raíces de Europa, forman parte de nuestro código cultural y de nuestro código ético pero también están en el origen de una dignidad que estaba inédita en Europa hasta la llegada del Cristianismo y que, de hecho, sigue inédita en muchas zonas del planeta».