lavozdigital.es
claros
Hoy 20 / 31 || Mañana 20 / 31 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
La Junta concedió 300.000 euros en ayudas a los falsos curas de Medina

Ciudadanos

La Junta concedió 300.000 euros en ayudas a los falsos curas de Medina

Las subvenciones iban destinadas tanto al geriátrico afectado como al de Conil

Los Hermanos Obreros de la Cruz, orden a la que pertenecen los falsos sacerdotes de Medina, no dudaron en pedir el apoyo de las administraciones para sacar adelante sus proyectos en la provincia. A pesar de los problemas de gestión que surgieron casi desde el principio, echaron mano de las repetidas subvenciones de la Junta para planes de empleo estable y nuevos programas asistenciales en Medina y Conil. Desde el año 1998 hasta el 2003 el montante superó los 300.000 euros.
La asociación, cuyos tres dirigentes han sido detenidos por la Guardia Civil por apropiarse supuestamente de las pensiones de 40 de sus residentes, contó casi desde su fundación en 1995 con el apoyo de la Consejería de Igualdad y Bienestar Social, con la que mantenía conveniadas más de la mitad de las plazas del centro: 112, de las 210 con las que contaba el geriátrico.
Las primeras subvenciones se remontan a 1998, recogidas por el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA), aunque no todas iban dirigidas a la residencia asidonense. Lo Obreros de la Cruz -presidida por José H. P., conocido como padre Pepe- contaba con otros centros para disminuidos y mayores en Benalup y Conil. Para la residencia de esta localidad, de hecho, fue destinada en 1998 la primera ayuda diez millones de pesetas, para un programa no especificado.
Fomento del empleo
Además de mejorar las condiciones de los ancianos, las ayudas que han recibido los falsos curas se dirigían al «fomento de empleo estable», como los cinco millones y medio de pesetas obtenidos en 1999 para el geriátrico del Santísimo, que poco a poco se convirtió en la empresa que más empleos ofrece de Medina.
Un año después, en el año 2000, los Obreros de la Cruz recibían 8,9 millones de pesetas más. Aunque el proyecto subvencionado se encontraba, en este caso, en la ciudad de Ceuta, a pesar de que desde 1995 ésta es una ciudad autónoma. Ese mismo año, el padre Pepe recibía otros 7,3 millones para un programa de «modificación de conducta» en el centro de Medina, y otros 10 millones de pesetas -para un plan idéntico- en la residencia que la orden mantenía en Conil.
En el año 2002, un escándalo judicial salpicaba por primera vez al presidente de los Obreros de la Cruz, el conocido padre Pepe, y al director de la orden, el hermano Guillermo, por un delito supuesto de abusos sexuales a un empleado, que finalmente no llegó a los tribunales.
Sin embargo, la polémica no parece repercutir en los controles sobre la residencia, ni sobre la gestión de la asociación, que vuelve a recibir en 2003 una ayuda (ya en euros) de 65.413 euros. Fue la última subvención que consta para nuevos proyectos. A partir de esa fecha sólo aparecen las prórrogas del convenio de colaboración con la consejería de Igualdad y Bienestar Social para el concierto de plazas.
En apenas seis años, por tanto, el montante de subvenciones recibidas ascendió a más de 300.000 euros, destinados a programas de bienestar social, empleo y educación. Por su parte, la Guardia Civil, encargada de la investigación, calcula que el capital supuestamente estafado pudo elevarse a 150.000 euros.
Falta control y apenas hay plazas públicas de geriatría para los más de 150.000 ancianos gaditanos. Es, al menos, el análisis del Partido Popular de Cádiz, hecho público ayer a raíz de la polémica estafa de la residencia del Santísimo, en Medina Sidonia. Un centro que contaba con más de la mitad de sus plazas concertadas con la Consejería de Bienestar Social de la Junta.
A raíz de la polémica gestión del Santísimo, la diputada del PP, Carmen Pedemonte criticó a través de una nota de prensa que apenas hay 1,5 camas por cada 100 mayores en los geriátricos de la provincia de Cádiz y aprovechó para denunciar la «dejadez y falta de previsión» de la Junta en la aplicación de la Ley de Dependencia. Por lo tanto, para la portavoz de la oposición, la Administración es responsable del «déficit» de residencias para mayores de la provincia.
Pedemonte recordó en este sentido que, entre 2004 y 2007, la Junta «sólo invirtió 1,9 millones de euros en Cádiz» para la construcción y mejora de residencias. Algo que a su juicio es una cantidad «insuficiente». Además, la diputada recordó que «no se ha creado ni una sola residencia en la provincia» en tres años. Y aseguró que la Junta ha «eludido su responsabilidad» de construir nuevas residencias para mayores. Pedemonte tachó, además, de lamentable que la Junta «se respalde en el concierto de plazas con centros privados».
«Dejación» en Medina
En referencia a la gestión de la residencia por parte de la asociación Obreros de la Cruz, que presidía el llamado padre Pepe, detenido por la Guardia Civil, Pedemonte anunció que, como adelantó La Voz, el PP ha pedido la comparecencia en el Parlamento andaluz de la consejera de Bienestar Social, Micaela Navarro, para que explique «la dejación de control en la residencia del Santísimo» y «qué valoración hace de la situación que han padecido los mayores» de este centro, concertado con la Junta.
El grupo parlamentario del PP también pedirá responsabilidades sobre la supuesta falta de control en el Santísimo y presentará una proposición no de ley para que la Junta «incremente los servicios de inspección» en los centros geriátricos de la Junta, ya que «puede que otros casos se estén dando en nuestra comunidad», similares al de Medina.
La Junta concedió 300.000 euros en ayudas a los falsos curas de Medina
Afectadas. Isabel Gómez y Beatriz Pérez, dos clientes de la residencia. / A. R.
Videos de CADIZ
más videos [+]
CADIZ
lavozdigital.es

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.