Rostov-Atlético Rostov, un convidado exótico entre gigantes

El Atlético vuela casi seis horas para rendir visita en Champions al modestísimo conjunto ruso

Torres durante el entrenamiento de ayer antes de viajar a Rostov
Torres durante el entrenamiento de ayer antes de viajar a Rostov - EFE
M. Á. BARROSO Madrid - Actualizado: Guardado en: Atlético de Madrid

La Liga de Campeones obliga a repasar lecciones de geografía olvidadas (a veces, incluso, a tomarlas por primera vez), ya que su fórmula de «democratizar» el torneo abre las puertas a convidados exóticos como el Rostov, equipo principal de una localidad del sur de Rusia llamada Rostov del Don. Asomada al Mar de Azov, un apéndice del Mar Negro, se fundó en 1749 como casa de aduanas y su situación privilegiada como puerto fluvial provocó el florecimiento comercial e industrial. Su población ha alcanzado los 1.115.000 habitantes. El río Don le dio el nombre, y la disolución de la Unión Soviética, un segundo aire: ahora aspira a convertirse en un centro tecnológico. La ciudad saltó a los titulares de prensa hace 25 años, aunque por motivos truculentos:fue el hogar de Andréi Chikatilo, más conocido como «el carnicero de Rostov», que asesinó a 53 personas entre 1978 y 1992.

Hasta allí voló ayer el Atlético para cumplir su programa de Champions. Cinco horas y media de viaje para recorrer 3.517 kilómetros (por carretera la distancia es de más de 4.400 kilómetros). La temporada pasada tuvo una experiencia similar, incluso más remota, cuando rindió visita al Astana, en la capital de Kazajistán, otra prueba de que Europa no es un pañuelo y que, en ciertas coordenadas geográficas, se confunde con Asia. El clima de Rostov no es tan riguroso como el de otras ciudades rusas, y además el invierno todavía no ha llegado.

El subcampeón de la liga rusa estuvo a punto de vivir un cuento de hadas parecido al del Leicester en la Premier, pero finalmente cedió ante el CSKA. Vive al borde de la bancarrota y este curso camina dubitativo, pero su hinchada está eufórica porque se «codea» con el Bayern Múnich, el Atlético y el PSV. Kurban Berdyev, el técnico del milagro (reconocible porque nunca abandona el «tasbih», una especie de rosario musulmán), eliminó al Atlético de Simeone de la Europa League en 2013, cuando dirigía al Rubin Kazan. Berdyev renunció al cargo de entrenador en agosto y fue sustituido por Ivan Daniliants, pero continúa siendo el ideólogo del equipo desde la vicepresidencia. Su filosofía: partido a partido (¿les suena de algo?). El Rostov empató con el PSV (2-2) tras haber sido goleado por el Bayern (5-0) en el Allianz. En sus filas milita el defensa español César Navas, hecho en la cantera del Real Madrid y correligionario en sus años mozos de Íker Casillas.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios