Fútbol

Getafe y Atlético, un partido sin ocasiones

El conjunto de Simeone, lento en las transiciones, apenas da sensación de peligro en el amistoso

Griezmann lucha por un balón en el duelo ante el Getafe
Griezmann lucha por un balón en el duelo ante el Getafe - EFE
EFE - Actualizado: Guardado en:

El Atlético de Madrid destapó sus carencias en un encuentro flojo y de poco ritmo frente al Getafe, en el que no se contabilizaron tiros a puerta y la ocasión más clara llegó en el minuto 87 con un remate alto de Fernando Torres en el área pequeña tras una cesión de Koke.

El Atlético de Madrid se plantó en el Coliseum Alfonso Pérez dispuesto a seguir perfilando su puesta a punto antes del inicio liguero y al primer minuto de partido ya avisó con un disparo lejano del francés Antoine Griezmann que se marchó ligeramente desviado por el palo izquierdo de la portería defendida por Vicente Guaita.

Solo tres minutos después, el belga Yannick Carrasco probó suerte con un lanzamiento de falta que también se marchó fuera, esta vez por encima de la portería del Getafe.

Al Getafe le costó encontrar el ritmo del partido y durante gran parte de la primera mitad le faltó continuidad en su juego, durándole muy poco el balón en su posesión debido a la poca participación que tuvieron en algunas fases Sergio Mora y Fajr.

A balón parado sí creó cierto peligro el Getafe, sobre todo con un remate del togolés Djené que sacó en el área pequeña su compañero Jorge Molina, que luego ya no pudo darse la vuelta con un central rojiblanco encima.

Ese aviso del Getafe no quiso el Atlético que fuera a más y poco después Carrasco pegó un balón desde lejos que se marchó fuera y Griezmann buscó una vaselina que se fue por encima del larguero.

En la segunda parte, el partido cayó en un ritmo lento de juego en el que las ocasiones brillaron por su ausencia y el tedio se instaló en las gradas. La monotonía se rompió brevemente a los 58 minutos con una buena jugada de Gaku Shibasaki, que cedió un balón medido al hueco para los pies de Jorge Molina, cuyo remate lo sacó por bajo un central del Atlético antes de llegar a portería.

En busca de aire fresco, José Bordalás fue el primero en mover su banquillo dando entrada a cuatro jugadores, entre ellos dos debutantes, el centrocampista uruguayo Mauro Arambarri y el delantero senegalés Amath N'Diaye. Aún así, el mejor siguió siendo Shibasaki, que levantó al público de sus asientos con algunas de sus jugadas.

El Atlético, lento en las transiciones y con mucho toque en zonas del campo lejanas a la portería visitante, no dio ninguna sensación de peligro y pudo pagar caro sus carencias con una falta muy peligrosa en la frontal que Faycal Fajr mandó por encima del travesaño.

A falta de tres minutos para el final llegó la mejor ocasión del encuentro, que fue para el Atlético de Madrid tras una dejada de cabeza de Koke que Fernando Torres, solo en el área pequeña, mandó muy por encima del travesaño del Getafe.

Toda la actualidad en portada

comentarios