Champions | Chelsea-AtléticoTodo o nada para el Atlético

El equipo de Simeone afronta una misión casi imposible para seguir en la Champions

Actualizado:

Hay que que bucear en el glosario de lemas que ha exportado el cholismo para encontrar uno que se adapte a la situación límite que vive esta noche el Atlético en la Champions. Tal vez «creer más que nunca» para una misión casi imposible: ganar al Chelsea en su estadio de Stamford Bridge y rezar para que el modesto campeón de Azerbaiyán, el Qarabag, rasque un empate al menos en Roma.

Un repaso por las consignas del cholismo resume la trayectoria de seis años del Atlético, sus dos finales de la Champions, la Liga y la Supercopa de 2014, la Copa de 2013, la Europa League de 2012. El «partido a partido», la «final a final», el «si se cree y se trabaja, se puede», el «esfuerzo no se negocia» o la leyenda que se ha instalado como dogma de fe en las entrañas del Wanda Metropolitano. Ese «nunca dejes de creer» lanzado desde el departamento de comunicación y marketing que ha calado en los aficionados del club. Lo de hoy en Londres parece una versión desclasificada en el manual. El Atlético tiene que creer más que nunca porque no depende de sí mismo. No le basta con ganar al Chelsea. Si el Qarabag no cumple, el Atlético se irá a la Liga Europa.

El recuerdo de 2014

El equipo se aferra al espíritu que lo empujó en 2014 a la primera final de la Champions con Simeone. También se la jugó a todo o nada en el estadio del Chelsea después de un 0-0 en el partido de ida en el Calderón. Fernando Torres, entonces jugador del conjunto inglés, marcó el 1-0, que dio paso a una remontada sensacional de los rojiblancos. 1-3 con goles de Adrián, Diego Costa y Arda Turan.

El Chelsea y el Atlético mantienen una paridad casi al milímetro. Se han enfrentado seis veces y están igualados a todo. Dos triunfos para cada uno, dos empates y diez goles a favor de cada equipo.

Hasta ahora solo el Madrid había taponado la inmersión del Atlético en la Champions. Siempre lo derribó el equipo blanco: en las dos finales, en los cuartos de final de 2015 con el gol de Chicharito y en la semifinal del año pasado. Esta vez, acude a este callejón sin aparente salida por sus errores en la fase de grupos, en especial por los dos empates ante el Qarabag.

Para la cita en el barrio chic de Londres, Simeone tiene pensando mantener a Lucas en la alineación. El central de la cantera es su nuevo Saúl, un jugador en el que confía a ciegas. Lucas dejará probablemente en el banquillo a uno de los intocables del Cholo hasta esta curso, Diego Godín. En el lateral derecho lo probable es que, ausente Juanfran por lesión, juegue Giménez, ya que Vrsaljko parece haberse distanciado del cuerpo técnico por su deseo de salir en enero rumbo a Nápoles.

El Atlético no encontrará facilidades en el Chelsea, ya clasificado para los octavos de final. Esto dice Cesc Fábregas, el español que maneja el centro del campo del Chelsea. «El objetivo está cumplido, que era pasar a octavos, pero no habrá relajación ninguna: queremos ganar al Atlético».