Atlético

Carrasco, un luchador forjado por una infancia difícil

El jugador del Atlético, que se destapó ante el Granada, prefiere lucir en la camiseta el apellido de su madre por un episodio que marcó su vida

Yannick Carrasco, en el partido ante el Granada
Yannick Carrasco, en el partido ante el Granada - Reuters

El Atlético de Madrid goleaba este sábado al Granada en el Vicente Calderón (7-1) en un partido en el que Carrasco firmaba su primer triplete goleador y vivía su noche más mágica desde que firmó por el club rojiblanco, sueño que tenía desde pequeño y que vio cumplido el pasado curso.

Yannick Ferreira Carrasco (4 de septiembre de 1993) siempre aclara que él solo quiere ser conocido como Yannick Carrasco. Así es como triunfa en el Atlético de Madrid y en la selección belga, luciendo orgulloso el apellido de su madre, una sevillana que se vio abandonada por su marido cuando Yannick y su hermano eran todavía unos niños. Un episodio que marcó el carácter de un chico que, pese a tener una infancia difícil en uno de las barrios inmigrantes más importantes de Bruselas, nunca se metió en problemas y siempre tuvo claro que quería ser futbolista. Con tres hermanos, dos de ellos fruto de otra relación de su madre, la velocidad del futbolista rojiblanco es comparable a su enorme corazón.

Siente devoción por su madre y nunca oculta sus sentimientos, como se vio en la final de la Champions de final cuando corrió a besar a su novia después de marcar. Tras pasar por la cantera del Genk belga y comenzar a triunfar en el Mónaco con sus eléctricos desbordes, dio el salto al Atlético, club por el que siempre tuvo un cariño especial y al que llegó la pasada temporada. Su imagen de niño con la camiseta rojiblanca conquistó a la afición del Vicente Calderón, que este sábado vio el estallido realizador de un jugador al que Diego Simeone cuida y siempre pide más goles.

El pasado curso el gol fue su asignatura pendiente a pesar de marcar en el partido más importante de la temporada, aquella final en Milán. Ya había deslumbrado antes en el duelo de Liga del Camp Nou, donde asombró con su velocidad. Con una gran proyección aún por delante, su juventud invita a muchos clubes a pensar en él. El último nombre que suena es el del Chelsea, pero Yannick Carrasco es feliz en Madrid y tiene previsto iniciar muy pronto las conversaciones para la ampliación de su contrato, que finaliza en 2020.

La pasada temporada finalizaba con cinco goles en todas las competiciones. Con los tres marcados este sábado al Granada, en este curso ya ha celebrado cuatro tantos y comienza a responder a las nuevas instrucciones de su técnico. Simeone le ha pedido menos conducción y más disparo. Así logró el tanto de la victoria ante el Bayern en la Champions League.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios