Atlético-Real Madrid Griezmann, alta médica in extremis

Simeone contará con su estrella, pero mantiene la duda sobre quién será su pareja en ataque

Griezmann y Godín, en el entrenamiento de este viernes en el Calderón
Griezmann y Godín, en el entrenamiento de este viernes en el Calderón - EFE

El Atlético trasladó toda la parafernalia de la previa del derbi al Vicente Calderón. Allí fue la rueda de prensa de Simeone y también el último entrenamiento antes del encuentro, aquel donde el técnico argentino debía apuntalar su estrategia. El cambio, aparte de otorgar categoría de partido grande al último derbi liguero que se vivirá en el actual estadio rojiblanco, sirvió para alejar las habituales miradas curiosas que se posan junto a las verjas de la Ciudad Deportiva de Majadahonda y mantener en el más estricto secreto ese último ensayo general.

[Atlético-Real Madrid en directo]

Porque Simeone, como era de esperar, no ofreció una sola pista sobre sus planes. Ni desveló el once ni el estado de los tocados, en especial el de Antoine Griezmann. En el argentino todo fueron divagaciones y largas a los periodistas. Una sucesión de puntos suspensivos que dejaron todas las puertas abiertas: «No está decidido...», «ya se verá...», «no hace falta aclarar nada...». Ni un renuncio en Simeone. ni una palabra de más en ese aspecto.

Pese a este secretismo, todo apunta a que Griezmann no se lo perderá. «Está haciendo un esfuerzo grande», fue la única frase que concedió el técnico sobre el estado del francés, que hasta ayer no recibió el alta médica. Hay más dudas con su acompañante en el ataque, con Gameiro y Torres peleando por el puesto sin que ninguno de los dos parta con una teórica ventaja sobre el otro. Gameiro, que afronta su primer derbi, ha sido titular en nueve de los once partidos de Liga, pero el español ha entrenado con el grupo durante todo el parón de selecciones, algo muy del agrado de Simeone, y suma a su favor su buen hacer en las disputas por los balones aéreos, una de las obsesiones del entrenador colchonero ante el eterno rival.

En defensa de Koke

Sin incógnitas en la portería y en la defensa, el otro foco de incertidumbre está en el centro del campo, una zona sensible después de que Gabi cuestionara, o al menos eso se entendió, la posición de Koke como pivote y su influencia en el trabajo defensivo del equipo. Ahí, Simeone también echó balones fuera. Y lo hizo a su manera, con una fuerte carga irónica pero con el gesto muy serio, dejando bien claro lo poco que le gustan ese tipo de debates: «Considero que la presencia de Koke es siempre fundamental. No tengo decidido si va a jugar en la banda derecha, en la izquierda o de segundo delantero, porque posiblemente nos pueda dar cosas muy importantes en todos los lugares».

Así las cosas, cabe la posibilidad de que el único nombre novedoso en el once del Atlético respecto al que jugó la final de Milán en mayo sea el de Carrasco en lugar de Augusto, que está lesionado. Pero ni siquiera eso convertiría el partido en una revancha. «No creo que recordar esa final sea algo que nos acerque a jugar mejor», dijo también Simeone, el último técnico en ganar al Madrid en Liga, hace 23 partidos: «Durante mucho tiempo fueron mejores que nosotros; hoy competimos a la par a fuerza de insistir», dijo como colofón a la previa del derbi más emocional.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios