Atlético Simeone da un paso adelante

El Atlético apuesta por su arsenal ofensivo sin dejar de tener la mejor defensa de Europa

Simeone durante el partido frente al Bayern en el Calderón
Simeone durante el partido frente al Bayern en el Calderón - IGNACIO GIL
M. Á. BARROSO Madrid - Actualizado: Guardado en: Atlético de Madrid

Desde que Antoine Griezmann, la estrella del equipo, dijo aquella frase de «si seguimos así, lucharemos por la permanencia», hasta que el Atlético de Madrid alcanzó el liderato de la Liga ha transcurrido poco más de un mes. Después de sendos empates ante dos recién ascendidos –Alavés y Leganés–, las declaraciones del delantero francés hicieron tragar saliva a los aficionados (dos tragos, en realidad: la mala racha coincidió con el anuncio de Simeone de que reducía la duración de su contrato en dos años).

Aquel anodino 0-0 en Butarque marcó un antes y un después. Los rojiblancos han encadenado seis victorias y un empate (ante el Barcelona en el Camp Nou), con algunas goleadas dignas de mención, como el 0-4 que le endosó al Celta, el verdugo este domingo de los azulgrana. Ha ganado sus dos compromisos europeos ante dos rivales exigentes (PSV y Bayern Múnich) y ha alcanzado este parón de selecciones con la tranquilidad de liderar todo: la Liga, los trofeos Pichichi y Zamora (con Griezmann, 6 goles marcados, y Oblak, 2 recibidos) y su grupo de la Liga de Campeones. La felicidad campa en el Manzanares.

Automatismos perfectos

Simeone ha evolucionado a su equipo, cuyos automatismos cada vez están más engrasados. No ha perdido su fortaleza defensiva, cuyo primer dique empieza en los delanteros (Griezmann y su acompañante de turno) y que culmina en un portero en estado de gracia. Oblak solo ha encajado dos goles en lo que va de temporada, escoltado por una línea donde Savic le ha ganado la partida a Giménez, Godín sigue tan solvente como siempre y Filipe Luis vive sus mejores días. Por delante, el «experimento» largamente anunciado por el Cholo, el traslado de Koke de la banda al mediocentro, parece que está cuajando. El vallecano ha empezado el curso como un tiro y por eso es uno de los favoritos de Lopetegui en la selección.

Pero este Atlético implacable en defensa también ha exhibido músculo ofensivo. Las últimas alineaciones de Simeone –y sus decisiones con los partidos en marcha– así lo demuestran. Ante el Bayern sacó a Carrasco, Griezmann y Torres. Ante el Valencia, a Correa, Griezmann y Gameiro; cuando el partido se atascó por las paradas de Diego Alves, dispuso sobre el campo a Carrasco y Torres sin sentar a los delanteros franceses. La segunda unidad le está proporcionando al equipo muchas soluciones. Simeone por fin tiene un fondo de armario a la medida de sus exigencias. «La fuerza es el grupo», dijo el técnico al acabar el partido de Mestalla. «Los recambios que tenemos nos dan la diferencia».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios