AtléticoLa difícil gestión de los pesos pesados para Simeone

El entrenador del Atlético trata de renovar a su columna vertebral en su ciclo más adverso

Actualizado:

Medio eliminado de la Champions el Atlético, el público soltando la rabia en encuestas en caliente que no sirven para nada por lo visceral del momento, y envuelto el Wanda en un descontento general, llamó mucho la atención el desencuentro en las apreciaciones entre el capitán Gabi y el líder del club, el Cholo Simeone. Dijo el jugador que «antes era difícil hacernos ocasiones y con un gol valía. Hay que hacer autocrítica» y lo replicó el técnico unos minutos después a requerimiento de la prensa. «Siempre hemos jugado igual. Hacíamos un gol y se hablaba de coraje y fortaleza». Al margen de la falta de gol y de la ausencia de Griezmann, el mejor pagado de la plantilla, un detalle parece haber colapsado el juego y la armonía en el Atlético: la difícil gestión para Simeone de los pesos pesados del vestuario.

El Atlético prepara el partido contra el Deportivo00:32

Desde que llegó en el invierno de 2011, el Cholo ha tramitado su mandato a través de futbolistas con personalidad unidos por un perfil similar: jugadores aguerridos, que han metido la pierna y han dejado ronchas de piel en labores defensivas. Gabi, por encima de todos, Godín, Raúl García (los tres capitanes de la era Simeone), Juanfran, Tiago... Todos estaban en la plantilla aquella aciaga noche de Copa contra el Albacete, tumba de Manzano e irrupción de Simeone para cambiar la historia del club.

Entradas y salidas

Llegó y salió mucha otra gente del equipo (Mario Suárez, Óliver Torres, Courtois, Adrián, Miranda, Cebolla Rodríguez, Alderweireld y tantos otros), pero siempre permaneció el esqueleto intocable para Simeone, abanderado por Gabi, que se ha comportado como su extensión en el campo.

El comienzo del presente curso deparó una novedad convertida en noticia por inhabitual. Gabi (34 años), que había actuado como titular en 35 partidos de Liga en 2013, 36 en 2014, 34 en 2015, 35 en 2016 y 34 en 2017, empezó el campeonato casi con la vitola de suplente. Simeone lo sustituyó en Girona, lo puso en el banquillo ante Las Palmas y no jugó un minuto ante el Valencia. Fue sustituido ante la Roma, disputó los noventa minutos ante el Málaga y entró al campo al final contra el Athletic.

Juanfran (32 años), siempre enérgico en su defensa grupal del estilo Simeone, empezó a decaer en las alineaciones la pasada campaña. El técnico, que defiende la competencia interna como garantía de éxitos, fichó a Vrsaljko después de la Eurocopa de Francia 2016. Ambos se han repartido minutos. Y aún prevalece el español (36 encuentros la temporada pasada por 26 del croata). Pero Juanfran, cuyo servicio al Atlético es impagable como el de Gabi o Godín, ya no es indiscutible.

Entre esta guardia de corps, solo Godín (31 años) asoma como pasajero habitual en el equipo base. En el curso actual, es el cuarto jugador de la plantilla con más minutos en el reparto (990), detrás de Saúl (1.292), Oblak (1.260) y Griezmann (1.003).

El otro peso pesado de la plantilla, Fernando Torres (33 años), casi requiere otro tipo de análisis como símbolo de la institución. El delantero, que ya no muestra el mismo torrente de energía y acierto de sus mejores días, es el decimoctavo jugador del equipo en minutos de actividad (336).

A todos, son futbolistas, les molesta la suplencia y el camino a una posible decadencia. En la casi eliminación de la Champions, Gabi asegura que el equipo debe hacer autocrítica. Es la difícil gestión de los pesos pesados para el Cholo Simeone.