Atlético-Bayern Reencuentro de dos enemigos íntimos

Madrileños y bávaros se retan el miércoles con el recuerdo de viejas y recientes batallas

Gárate y Schwarzenbeck se disputan el balón durante la final de la Copa de Europa entre el Atlético y el Bayern disputada en el estadio de Heysel, Bruselas, en 1974
Gárate y Schwarzenbeck se disputan el balón durante la final de la Copa de Europa entre el Atlético y el Bayern disputada en el estadio de Heysel, Bruselas, en 1974
MIGUEL ÁNGEL BARROSO Madrid - Actualizado: Guardado en: Atlético de Madrid

En la mitología rojiblanca que se transmite por el viejo método del boca a boca hay un día de San Isidro negro, cuando un pelotazo desesperado de Schwarzenbeck desde tropecientos metros despertó bruscamente del sueño a miles de aficionados colchoneros. El Atlético de Madridhabía plantado cara en la final de la Copa de Europa de 1974 al mejor Bayern Múnich de la historia, que ganaría el torneo tres ediciones consecutivas, y donde jugaban Maier, Beckenbauer, Breitner, Hoeness y Muller.

Un partido en blanco y negro que se jugó en el estadio de Heysel, en Bruselas, que después sería recordado por la tragedia de 1985 en la que murieron 39 aficionados a causa de una avalancha humana en los prolegómenos de la final entre Liverpool y Juventus. El once del Atlético, entrenado por el argentino Juan Carlos Lorenzo, estuvo formado por Reina, Melo, Heredia, Eusebio, Capón, Adelardo, Luis, Irureta, Ufarte, Gárate y Salcedo. Faltaban los pretorianos de la defensa, Ovejero y Panadero Díaz, que participaron en la llamada «batalla de Glasgow» frente al Celtic en semifinales.

El gol de Luis y el drama

Los veteranos aún recuerdan el maravilloso golpe franco que lanzó Luis en la prórroga: levantó los brazos antes de que el balón se clavara en la escuadra derecha de Maier. Y, por supuesto, el gol de Schwarzenbeck que equilibró el choque en el último minuto. «Beckenbauer me pasó el balón y yo decidí tirar por instinto. ¡Desde 25 metros!», recordó hace un año, cuando ambos conjuntos volvieron a cruzar sus caminos. El defensa central, nacido en la capital bávara hace 68 años, se encargó de vigilar a Gárate. Después de retirarse en 1979 no quiso seguir vinculado al deporte y abrió una papelería (hubo un tiempo en que los futbolistas no pasaban a la reserva multimillonarios).

En el partido de desempate, el Bayern despachó sin problemas a los madrileños (4-0), agotados física y psicológicamente por el primer partido y por el tanto de Schwarzenbeck, y empezó la «leyenda negra» del Atlético, alimentada por Vicente Calderón, que se inventó eso del «Pupas». El histórico presidente debió pensárselo antes de sambenitar al club de sus amores, pues la ocurrencia le sobrevivió hasta el siglo XXI.

Un mote que este Atlético de Simeone se está esforzando en enterrar, a pesar de que esta competición no le da cariño en absoluto. Después de la sufrida victoria en Eindhoven ante el PSV, el partido de mañana ante el Bayern es clave para intentar amarrar la primera plaza del difícil grupo D, lo que propiciaría un cruce más benigno en octavos de final.

Hace apenas cinco meses que los rojiblancos apearon a los bávaros en las semifinales de la competición, con una victoria en el Manzanares (1-0, con golazo de Saúl) y resistencia numantina en Múnich. Aquello fue una especie de catarsis, salvando las distancias, de la dolorosa derrota 42 años antes. Una victoria dedicada «a nuestros mayores» –dijo la propaganda colchonera–, a los Luis, Gárate, Adelardo y compañía, pero también a los hinchas que vivieron aquel triste día de San Isidro.

Ese relato mítico de la vieja Copa de Europa evolucionada en Champions impone que un duelo entre estos enemigos íntimos no sea cualquier cosa. Aunque siempre desde el respeto. Thiago Alcántara, centrocampista del Bayern, dijo ayer que la nueva entrega «no es una revancha, es un partido distinto, con menos emociones que la semifinal en la temporada pasada. Gracias a aquella experiencia conocemos sus virtudes y sus debilidades. El Atlético tiene un equipo maravilloso y defiende mejor que cualquier otro del mundo».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios