Liga

50 años de pasión en el Vicente Calderón

El Atlético pasa de la intriga al éxtasis ante el Granada en el Día de las Peñas y con un estadio abarrotado

Veteranos del Atlético saltaron al césped del Calderón antes del inicio del partido
Veteranos del Atlético saltaron al césped del Calderón antes del inicio del partido - EFE

El Atlético de Madrid venció por 7-1 al Granada en el día de homenaje a las peñas rojiblancas y a los veteranos que jugaron en el Vicente Calderón, un partido que transitó desde la intriga por el gol de Cuenca al éxtasis con una goleada de otra época con triplete de Carrasco y tantos de Gaitán, Correa y Tiago.

En el Día de las Peñas, dedicado a los miembros de las 769 agrupaciones de aficionados rojiblancos -728 de las cuales tienen sede en España y 41 en el extranjero-, los espectadores que llenaron el Vicente Calderón presenciaron un encuentro cargado de emociones.

Desde la sorpresa inicial por un golazo del extremo del Granada Isaac Cuenca que aprovechó un error defensivo rojiblanco, a la felicidad creciente de la remontada con el triplete de Carrasco, para culminar con la goleada final con dos tantos del argentino Nico Gaitán, uno de su compatriota Ángel Correa y otro del portugués Tiago Mendes.

Los peñistas, aquellos rojiblancos que se agrupan y establecen las bases del sentimiento atlético en tantas localidades españolas y del extranjero, eran los invitados principales de este Atlético-Granada, con entradas reservadas para los que llegaban desde fuera de Madrid y para los cuales había organizadas durante la mañana varias actividades. Exposición de trofeos, música en directo, saltos y escalada, futbolines, canastas y otras muchas diversiones recibieron a todos los rojiblancos en la ribera del río Manzanares desde las 11 de la mañana, cinco horas y media antes del inicio del choque, en una mañana tibia y soleada en Madrid.

A la entrada al estadio, cada uno de ellos tenía en su asiento una banderita roja o blanca preparada para el arranque del choque, 52.000 en total para formar un mosaico que envolvía el lema elegido para hoy: «50 años de pasión, 1966-2016».

Antes, pisaron el verde los protagonistas de cinco décadas en el Manzanares. Nombres coreados en este estadio durante medio siglo como Ufarte, Gárate, Pereira o Abel, y recuerdos de la grada al ausente Luis Aragonés. Todo preparado para una gran fiesta, ante un Granada que nunca había ganado en 50 años del Calderón.

Pero la zozobra apareció a los 18 minutos, cuando un partido que parecía destinado al dominio rojiblanco se tornó negro -el color de la vestimenta de hoy del equipo nazarí- para los locales. Error de Godín, que comenzó dubitativo, balón huérfano al borde del área y derechazo imparable de Isaac Cuenca, que no marcaba desde mayo.

El golazo envalentonó al Granada y noqueó al Atlético, que necesitó unos minutos para recuperarse y volcarse sobre la portería del mexicano Guillermo Ochoa, con el argentino Ángel Correa como principal protagonista.

Hasta que apareció el belga Carrasco, que le dio la vuelta al partido con dos tantos, uno al recoger un rechace tras saque de esquina y disparar, fuerte y raso, a las redes del «Memo»; y otro al filo del descanso tras recibir pase de Correa, frenar y buscar el palo corto del mexicano. Todavía hubo más en el segundo tiempo, en el que Carrasco culminó el triplete al rematar un pase atrás del francés Antoine Griezmann y el argentino Nico Gaitán hizo el cuarto nada más ingresar al campo.

Fue el momento para la diversión en las gradas del Calderón, con los aficionados provocando olas que recorrieron todo el perímetro de la tribuna; con una cerrada ovación a Koke Resurrección cuando fue sustituido y el éxtasis final con los tantos de Gaitán, Correa y Tiago, que sellaron el 7-1 para el líder de LaLiga Santander. E

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios