Una de las imágenes de la campaña
Una de las imágenes de la campaña - ABC

Youtube elimina temporalmente la campaña anti piropos de la Junta de Andalucía por las quejas

Los animalistas piden la retirada inmediata de la iniciativa del Instituto Andaluz de la Mujer porque el machismo «no es algo que esté en la naturaleza»

Actualizado:

«No seas un animal», la campaña de la Junta de Andalucía contra los piropos y el acoso callejero a las mujeres ha sido retirada por Youtube de su web por las quejas de los usuarios. Poco tiempo después, el vídeo ha vuelto a aparecer en este sistema de vídeo online. Según fuentes del Instituto Andaluz de la Mujer, «cuando los usuarios presentan quejas Youtube tiene la obligación de quitar un determinado contenido y analizarlo», pero «han visto que no estaban justificadas las quejas de los usuarios, y la plataforma lo ha vuelto a reponer», señalan.

La campaña, que compara a los hombres que acosan a las mujeres con animales (búhos, cerdos, pulpos...) ha sido objeto de críticas de varios colectivos. El último en sumarse ha sido la Red EQUO Derechos de los Animales y EQUO Andalucía Verde, quienes consideran «todo un desacierto» esta campaña, por lo que registrarán una petición formal para exigir su retirada.

«Pedimos su retirada y la rectificación por parte del IAM. Por supuesto que hay que impulsar campañas para combatir el acoso que sufren las mujeres en nuestras calles, a plena luz del día y ante la mirada impasible de muchas personas; pero hay que hacerlo señalando y denunciando al acosador, no enmascarándolo detrás de animales inocentes», ha señalado Francisco Sánchez Molina, coportavoz andaluz de la formación.

«Esta campaña alimenta la violencia, que es precisamente lo que combatimos cuando combatimos el machismo. La misma da a entender que la violencia contra las mujeres y el acoso son algo instintivo propio de los animales, cuando realmente no es más que resultado del sistema patriarcal», ha abundado Sánchez Molina a través de un comunicado. «El machismo se aprende y se adquiere, no es algo que esté en la naturaleza».

No son las únicas críticas. Desde la Junta de Andalucía defienden que los piropos son una forma de «violencia machista» que puede derivar en agresiones sexuales o violencia. Así, el director del Instituto Andaluz de la Juventud señaló en la presentación de la campaña que el acoso callejero es «la práctica machista y sexual más comúnmente aceptada», que favorece la situación de vulnerabilidad sexual de las mujeres. «Se trata de comentarios sexuales explícitos o implícitos que los hombres hacen cotidianamente a las mujeres en las calles, sin ver en ello violencia», y que van desde el «piropo que cosifica hasta la realización de fotos o los roces en transportes públicos».

Elena Ruiz, que dirige el IAM, añadió que el acoso callejero es una práctica abusiva en la que «el hombre hace uso de su conducta machista para creerse en el derecho de tratar a las mujeres como objetos sexuales, normalizando así una situación de vulnerabilidad que a veces deriva de agresiones o abusos sexuales».