Teresa Rodríguez
Teresa Rodríguez - ABC

Teresa Rodríguez registra la marca «Marea andaluza» sin consultar a Podemos ni IU

Se trata del mismo nombre con el que la líder podemita fue a las primarias de su partido

SEVILLAActualizado:

Ha sido un movimiento rápido y estratégico, sin duda. En un partido asambleario que pretende aliarse con otro partido asambleario, Teresa Rodríguez ha optado por la política de hechos consumados. Y ha registrado ante el Ministerio del Interior el partido «Marea andaluza» con el que pretende que se presente a las elecciones la confluencia entre Podemos e IU, y que tiene su sede en la localidad gaditana de San Fernando.

Hay que tener en cuenta que Marea andaluza era el nombre con el que la propia Teresa Rodríguez concurrió a las primarias de Podemos Andalucía, cita electoral que ganó.

La clave de todo este asunto no es tanto el nombre como el hecho de que lo haya registrado sin haberlo consultado con nadie. Ni asambleas de Podemos, ni círculos ni ejecutivas, pero tampoco con Izquierda Unida cuyo coordinador general, Antonio Maíllo, se apresuraba ayer a explicar «que nada tiene que ver con IU ni el proceso de confluencia», y que su formación política no va a presentarse a las elecciones bajo ese nombre.

Maíllo sí reconoció que Teresa Rodríguez le comunicó que iba a registrar ese nombre pero que IU no se va a unir a ese proyecto. El secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, trató de restar importancia a la insubordinación de Teresa Rodríguez, «me había avisado», dijo ayer.

Podemos defiende que el registro se ha hecho de manera preventiva para evitar que «ningún listillo» se adelante y se quede con el nombre, pero lo cierto es que el movimiento de Teresa Rodríguez ha molestado a todos los actores de este proceso. La lideresa de Podemos lleva meses reclamando mayores cuotas de autonomía para su federación, ante los oídos sordos de su líder estatal, Pablo Iglesias, quien no cede ni un palmo de poder interno.

Aunque la sangre no ha llegado al río, Rodríguez también ha molestado a Antonio Maíllo, su principal aliado en este proceso de confluencia, quien no quiere atarse sólo a Podemos, sino también acoger a otros movimientos sociales.