Andalucía

Teresa Rodríguez inicia el proceso para «purgar» al sector crítico de los órganos de Podemos Andalucía

La lideresa busca romper el equilibrio de fuerzas dentro de la ejecutiva negociada nacida hace sólo año y medio

Los anticapitalistas, en su alianza con Iglesias, se medirían en primarias al «errejonismo» que encarna Sergio Pascual

Teresa Rodríguez ha puesto un marcha el proceso para renovar los órganos de Podemos Andalucía
Teresa Rodríguez ha puesto un marcha el proceso para renovar los órganos de Podemos Andalucía - VANESSA GÓMEZ
A. M. Sevilla - Actualizado: Guardado en:

Teresa Rodríguez recoge el guante. La secretaria general de Podemos Andalucía ha sido la primera en atender a la «invitación» formulada este pasado lunes desde la asamblea estatal que coordina como secretario de organización su camarada anticapitalista Pablo Echenique para dar lugar a cambios de carácter político y organizativo dentro de la estructura autonómica de Podemos Andalucía. De este modo, la lucha de poder abierta entre el sector «errejonista» y el ala de apoyo a Pablo Iglesias en su alianza con los anticapitalistas –a los que dejó fuera de la asamblea fundacional de Vistalegre– comienza a tener eco en otros puntos del país más allá del frente abierto en la Comunidad de Madrid.

En la tarde de este pasado jueves, la lideresa andaluza de Podemos daba a conocer a través de una carta remitida a los inscritos la convocatoria de la II Asamblea Andaluza. Se trataría de un encuentro extraordinario para el que aún no hay fecha y en el que se elegirán tanto el nuevo liderazgo que ocupe la Secretaría General como a los nuevos miembros del Consejo Ciudadanos Andaluz, máximo órgano de decisión en la Comunidad, así como se aprobarán los nuevos documentos políticos y organizativos.

Este anuncio llega apenas año y medio después de que se llegase a un consenso de fuerzas que dio lugar a una ejecutiva que viene estando liderada por Rodríguez pero con gran peso del sector afín a Íñigo Errejón, con el ex número tres estatal, el sevillano Sergio Pascual, al frente del contrapoder a la actual secretaria general andaluza.

Se adivinan dos candidaturas, aún por confirmar

Sergio Pascual y Teresa Rodríguez conversan en presencia de Íñigo Errejón
Sergio Pascual y Teresa Rodríguez conversan en presencia de Íñigo Errejón- VANESSA GÓMEZ

La propia portavoz parlamentaria de Podemos Andalucía así lo reconoce en su misiva, donde apunta a los «signos claros de agotamiento» en la actual dirección andaluza, que «nunca tuvo mayoría», como uno de los motivos que la llevan a iniciar la que sería una especie de «refundación» de Podemos Andalucía en que previsiblemente las posturas que hoy día se sientan juntas en la ejecutiva regional se enfrentarán en primarias. Así, de un lado se adivina que Teresa Rodríguez, apoyada por sus camaradas anticapitalistas con presencia institucional en ayuntamientos como los de Cádiz y Sevilla así como con el poder organizativo en la dirección estatal, se presentaría a la reelección sumando, no cabría duda, el apoyo de otros sectores radicales como el SAT de Diego Cañamero y otras fuerzas sindicales afines ideológicamente como USTEA o la CGT.

De otro lado, estaría el sector que simpatiza con las tesis de Errejón, que tiene como cabeza visible en Andalucía a Sergio Pascual, quien fuera cesado como secretario de organización estatal poco antes de la alianza electoral de Podemos con Izquierda Unida. Del lado de Pascual estarían los órganos provinciales, controlados en su mayoría por el sector crítico gracias al éxito de las candidaturas «Claro que Podemos» en las primarias celebradas en las capitales andaluzas.

En este sentido, Teresa Rodríguez justifica la convocatoria en la idea de que «mientras teníamos procesos electorales que organizar, la inercia y la responsabilidad han sido la pauta; sin embargo y salvo honrosas excepciones, las áreas de elaboración y los procesos territoriales intermedios a nivel de provincia y de comarca han caminado de forma muy insuficiente y conflictiva», sostiene Rodríguez, quien afirma que la legítima confrontación de ideas «no debe ser sustituida por un silencio inoperante».

«En pocas ocasiones se han expresado abiertamente las diferencias políticas internas dentro de los órganos del partido, pero sí han trascendido a la prensa a través de filtraciones»

Y también agrega como motivo para abrir este proceso ahora, el que señala como «el más doloroso»: que «las normales, legítimas y deseables diferencias políticas internas en pocas ocasiones se han expresado abiertamente en los órganos». Incide en este punto que sí se han expresado en espacios informales, «trascendiendo en no pocas ocasiones a la prensa a través de filtraciones anónimas o de grupos sin rostro que manipulando sistemáticamente la información que faltaba se han propuesto desmoralizar a nuestra gente y paralizar el trabajo colectivo y el crecimiento de Podemos en Andalucía».

Asimismo, señala que Vistalegre y en la I Asamblea Andaluza «fueron hijas de un periodo electoral intensivo en el que se dibujó una organización fuertemente centralizada y rápida en sus procedimientos en detrimento de la participación y la organicidad intermedia» pero que no contaba, a su juicio, con «vasos comunicantes cotidianos entre las bases y las direcciones más allá de los plebiscitos puntuales». Rodríguez defiende que el futuro de Podemos Andalucía y el proceso para ganar Andalucía para su gente «pasa por una fuerte implantación territorial, más lenta, comarca a comarca, barrio a barrio».

Además, entiende que la presencia de Podemos en las instituciones debe verse compensada con una presencia fuerte también en la calle pues entiende que el éxito de sus propuestas «pasa por una removilización de la sociedad andaluza en torno a demandas de sentido común que no sólo son posibles sino que son de extrema necesidad».

También defiende que Podemos Andalucía necesita poner el foco en el municipalismo como herramienta cercana a la gente, «como forma de hacer política a pie de tierra, a pie de calle», además de incorporar a mucha más gente y generar una cultura organizativa sana «poniendo el foco en la inserción en las luchas de nuestra tierra, las que se dan en las plazas y en las casas, y en la formación permanente de nuestra gente a través del debate y la pelea»

Tras el anuncio de la apertura del proceso, el siguiente paso se llevará a cabo cuando la dirección estatal remita a la asamblea andaluza un reglamento marco que marque las pautas del proceso, que será estudiado en una reunión del Consejo Ciudadano Andaluz la próxima semana, donde marcarán el calendario para la presentación de las listas, dado que celebrarán primarias si finalmente hay más de una candidatura, así como concretarán la fecha de la II Asamblea Andaluza, según informó este jueves EP a partir de fuentes de Podemos.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios