Susana Díaz atiende a los periodistas en Bruselas en un viaje oficial
Susana Díaz atiende a los periodistas en Bruselas en un viaje oficial - EP

Susana Díaz vaticina que Rajoy le «va a dar la razón» a Andalucía con la vuelta a 35 horas de los funcionarios

La presidenta de Andalucía destaca que el Ejecutivo central está abierto a negociar la reducción de la jornada tras su recurso ante el Constitucional

SEVILLAActualizado:

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha manifestado este miércoles, al hilo de que el Gobierno central se plantee negociar con los sindicatos la reducción de la jornada laboral de los funcionarios a 35 horas, que parece que ahora va a «dar la razón» a Andalucía, después de la que «formó», planteando un recurso ante el Tribunal Constitucional contra el decreto andaluz que regulaba dicha medida en la comunidad.

«Con la que han formado y con todo lo que hemos tenido que pasar estos meses, recursos al Tribunal Constitucional (TC) y ataques a la administración y a los empleados públicos, incluso queriendo ridiculizar la medida», ha dicho la presidenta a los periodistas en Bruselas durante una jornada en la que intervendrá en el Comité de las Regiones de la UE.

«Para este viaje no hacían falta alforjas», ha señalado Susana Díaz, quien ha indicado que la manera de actuar del Ejecutivo nacional es la «marca Gobierno Rajoy, que llega tarde y mal a todos los problemas».

«En el caso de las 35 horas nos van a dar la razón después de un año en el que todo el mundo ha visto, en el conjunto de España, lo que han intentado provocar en Andalucía», ha indicado la presidenta, para quien si al final se dan cuenta de que ese «era el camino, que había que recuperar y ampliar derechos, bienvenido sea lo que hemos pasado».

El TC anuló las 35 horas semanales implantadas en Andalucía desde el 16 de enero de 2017. Para salvar las restricciones que impone el fallo del Alto Tribunal, la Junta ha elaborado catálogos de actividades con las que cubrir 2,5 horas a la semana como jornada laboral. Asimismo, deja en manos de los responsables de cada servicio la justificación de las tareas por parte de sus subordinados fuera de la oficina.

Una de estas actividades incluidas en el catálogo y que computaría como trabajo son cursos de mindfulness, una forma de meditación de raíces budistas.