Susana Díaz durante su visita de este lunes a Almería
Susana Díaz durante su visita de este lunes a Almería - E.P.

Susana Díaz presiona por la financiación que Rajoy ya negocia con Pedro Sánchez

El líder del PP andaluz, Juanma Moreno, le pide que «dialogue con su jefe»

SEVILLAActualizado:

La principal batalla política de Susana Díaz empieza a generarle más conflictos que satisfacciones. La presidenta de la Junta se había convertido hasta ahora en una de las mayores defensoras de la urgencia en la negociación de un sistema de financiación autonómica que «castiga» a Andalucía y supone un agravio para sus ciudadanos. Susana Díaz quería liderar este debate a nivel nacional ya que es la socialista con más poder institucional de España. Pero diferentes movimientos a sus espaldas han dado a traste con sus planes.

Porque su líder federal, Pedro Sánchez, se ha sentado a negociar directamente con el Gobierno central, dejando a un lado a los presidentes de las comunidades autónomas, muchos de ellos barones críticos con su gestión. El PSOE ha puesto sus propias condiciones para la negociación aunque, eso sí, con la misma premisa que defiende Susana Díaz, «la igualdad de todos los españoles vivan donde vivan».

Resulta llamativo destacar que una de las condiciones para esta negociación es que la inversión en Educación llegue hasta el 5% del PIB (ahora está en el 3,67%) exactamente lo mismo que Podemos pedía a Susana Díaz para apoyarla en las cuentas de la Junta para 2018.

Tratando de permanecer ajena a esta jugada, Susana Díaz volvía a reivindicar ayer la urgencia de la negociación de un nuevo modelo de financiación autonómica, «Andalucía no puede esperar más porque cada año de prórroga del actual sistema, y llevamos así desde 2014, nos cuesta mil millones de euros».

La respuesta por parte del líder del PP andaluz, Juanma Moreno, fue casi automática a pesar de que la presidenta estaba en Almería y Moreno en Granada. «Le pido a Susana Díaz que evite la confrontación con el Gobierno de España y que dialogue con su propio jefe para que lleguen a un acuerdo entre ellos».

En este sentido, Juanma Moreno contrapuso su relación fluida con Mariano Rajoy a la que tiene Susana Díaz con Pedro Sánchez. «El pasado sábado, Rajoy dejó claro que hay absoluta y plena voluntad de diálogo por para del PP para con el PSOE para alcanzar un gran acuerdo en materia de financiación autonómica». En el mismo sentido, dijo mostrarse «sorprendido» por la falta de diálogo entre los líderes socialistas, a los que culpa del retraso en esta negociación.

Competencia autonómica

Claro que el PSOE andaluz no está dispuesto a dar ni un solo paso atrás. En San Vicente consideran que es competencia de las comunidades autónomas, a través de sus presidentes o consejeros de Hacienda, este asunto así como los detalles de su aplicación para el futuro.

«España tiene una arquitectura institucional donde las funciones están perfectamente repartidas y delimitadas y corresponde negociar la financiación autonómica a los gobiernos de las comunidades con el Gobierno central», decía ayer el número dos del Partido Socialista en Andalucía, Juan Cornejo.

Eso sí. Cornejo no se atrevió a menospreciar estas negociaciones, «está bien que PP y PSOE también puedan mantener conversaciones de tanta trascendencia, pero las competencias son de las comunidades autónomas».

Precisamente en este contexto se produce esta mañana la visita de Pedro Sánchez a Sevilla donde tiene una jornada repleta de actos e intervenciones públicas. A primera hora de la mañana participará en desayuno informativo en el Foro Joly donde Pedro Sánchez informará de sus principales proyectos políticos, un encuentro al que Susana Díaz acudirá sólo como oyente, y no pronunciará palabra alguna.

Pedro Sánchez también visitará una empresa de artes gráficas que colabora con la Consejería de Educación en el ciclo superior de Formación Profesional Dual. Y por la tarde, Pedro Sánchez explicará a militantes y simpatizantes su proyecto para la reforma de las pensiones, el cual, por cierto, sigue sin conocer el Gobierno andaluz.