Martín Blanco
Martín Blanco - ABC

Susana Díaz niega que recolocar al cesado Martín Blanco sea una «puerta giratoria»

Para la presidenta de la Junta, para que se dé ese caso, el cesante debe incorporarse a la empresa privada y beneficiarse de ese salto

SEVILLAActualizado:

«No ha habido puertas giratorias» en el caso de la designación del viceconsejero de Salud, Martín Blanco, como director del parque científico de Sevilla Cartuja 93, según la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz. Visiblemente indignada,Díaz ha dicho en su comparecencia posterior al Consejo de Gobierno que cree que «ya está bien de puertas giratorias, de querer manipular la información».

Según la presidenta de la Junta, el que su Gobierno haya colocado al cesado viceconsejero no es una puerta giratoria porque eso sería si Martín Blanco se hubiese incorporado a la empresa privada en el sector en el que tenía un cargo público antes. Para Díaz, el que fuese cesado tampoco es óbice para que ahora sea nombrado en otro cargo porque «cuando una persona se nombra y se cesa en su cargo se hace en su contexto». En todo caso, Díaz ha querido negar que la destitución de Blanco en Salud fuese por un problema de su gestión: «Eso es una valoración subjetiva», ha dicho.

Díaz ha insistido en la idea de la normalidad del nombramiento, pese a que este técnico fuese cesado ya de otro cargo público en Salud: «Se está prostituyendo la realidad y haciendo daño a la política», ha dicho Díaz. «Una puerta giratoria es cuando alguien está regulando un sector y luego se va a la empresa privada a beneficiarse del sector que ha regulado», ha explicado. «Eso es una puerta giratoria y es lo que nos avergüenza».

La presidenta de la Junta ha comparado el caso de Martín Blanco con el del líder de la oposición en Andalucía, el popular Juanma Moreno. «¿Es que es una puerta giratoria que el líder de la oposición en Andalucía haya sido secretario de Estado, luego parlamentario aquí y antes diputado por Cantabria?» se ha preguntado «No es una puerta giratoria. Su partido en un momento, o el Gobierno de España ha entendido que tenía que estar al frente de una responsabilidad» se ha respondido.

En todo caso, para Díaz, «el Gobierno andaluz tiene toda la legitimidad para en cada momento utilizar el talento, la entrega y la profesionalidad de técnicos como el caso de Martín Blanco para responsabilidad», ha dicho, dejando en manos de los ciudadanos que juzguen sus acciones, «en la urnas, cada cuatro años».