CRISIS EN EL PSOE

Susana Díaz busca frenar el órdago de Sánchez y que el Comité le fuerce a dimitir

Si hubiera primarias, no ha descartado presentarse a pesar del riesgo que corre

Juan Cornejo, en la rueda de prensa de este lunes
Juan Cornejo, en la rueda de prensa de este lunes - EP
J.J. BORRERO /S. BENOT Sevilla - Actualizado: Guardado en:

«La política es pura apariencia» decía ayer un experimentado socialista andaluz al ser preguntado por qué Pedro Sánchez está tan seguro de ganar el Comité Federal del próximo sábado. Porque el convencimiento del PSOE andaluz es justamente el contrario, que el secretario federal no podrá torcer el pulso a los barones que darán al traste con la «torpeza increíble» que suponen sus planes, desactivando así las primarias y el congreso. Su argumento es simple: el propio secretario federal descartó esta solución el pasado diciembre alegando que el PSOE no iba a ocuparse de las cuestiones internas hasta que no se haya resuelto la gobernabilidad de España. Y estamos en la misma situación. «¿Por qué ha cambiado de idea?¿Pensando en el PSOE? No lo parece» decía ayer el número dos de los socialistas andaluces, Juan Cornejo.

Están trabajando para que el Congreso Federal tumbe el órdago de Pedro Sánchez

Desde luego están trabajando para que el Congreso Federal tumbe el órdago de Pedro Sánchez. Cierto es que lo intentaron en la reunión de la comisión permanente de la Ejecutiva Federal que se celebró ayer y no lo consiguieron, pero no es lo mismo ese órgano —donde Sánchez tiene a sus afines y aún así cuenta con voces críticas— que el Comité Federal, un órgano formado por doscientas personas con cargos orgánicos e institucionales que tienen una cultura de partido que juega en contra de los intereses de Sánchez.

El otro argumento es, precisamente Podemos. Los socialistas andaluces, Cornejo en público y la propia Susana Díaz vía twitter, ponían de manifiesto la gravísima injerencia de Podemos en la vida interna del Partido Socialista, «lo que quieren es acabar con el PSOE; el movimiento en Castilla La Mancha lo que pretende es secuestrar la voluntad de los socialistas, pero no lo van a conseguir».

Los contactos que Susana Díaz lleva semanas manteniendo con diferentes sectores del partido se han intensificado en las últimas horas, cuando la presidenta andaluza ya sabía, siempre por fuentes indirectas y no por boca del propio Sánchez, cuáles eran sus planes: primarias y un congreso diseñado contra ella.

Bloquear a Susana Díaz

Porque el congreso que propone Pedro Sánchez va dirigido a bloquear a Susana Díaz como alternativa. La presidenta andaluza tiene mucho que perder y eso lo saben en Ferraz. Díaz tendría que solucionar muchos asuntos previos. De momento, el de su sucesión al frente de la presidencia de la Junta de Andalucía, para presentarse a unas primarias en menos de un mes, algo que no puede improvisar. Además, para concurrir a estas primarias tendría que dimitir como secretaria general de Andalucía. Aún así, en el caso de que se produjeran, ella no ha descartado presentarse. Sabe que es su única oportunidad de mantener su prestigio político pero también que es el peor escenario para sus intereses. Por eso va a tratar de evitarlo por todos los medios. Y hay una sentencia en el PSOE: «Si Susana sabe hacer algo bien, es contar votos».

La lideresa andaluza está trabajando, además, una estrategia muy cuidada. Frente al desprecio que Pedro Sánchez está teniendo por la cultura del PSOE, por sus reglamentos y su manera de gobernarse internamente, Susana Díaz se presenta como la garantía de todo ese acervo. Por eso ayer su número dos, Juan Cornejo, pidió la dimisión de Pedro Sánchez. Fue como darle una oportunidad.

Nefastos resultados

Los secretarios generales que han perdido elecciones —y citó textualmente a Almunia y a Rubalcaba— han dimitido de manera inminente. Los «nefastos» resultados que el PSOE ha encadenado desde que Sánchez tiene la dirección política no le dejan otra salida. Pero Sánchez está enrocado, en una huída hacia adelante para salvar su futuro político, en un movimiento en el que asegura que cuenta con las bases pero no con la jerarquía del PSOE, de cuyas manos quiere escurrirse con todos estos movimientos.

Por eso, el Comité Federal del sábado está encaminado a forzar la dimisión de Pedro Sánchez y ahí están centrados todos los esfuerzos. Por lo pronto, Susana Díaz ha convocado a su ejecutiva y al Comité Director, el máximo órgano entre congresos en el PSOE andaluz, para el próximo jueves. De ahí recabará su legitimidad para llegar a Ferraz con los argumentos —y los votos— suficientes para desalojar a Pedro Sánchez de la secretaría federal. A partir de ahí, una gestora, abstención y un congreso de refundación. Eso, claro si Sánchez no tiene otra bala en la recámara.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios