Unos jóvenes reciben un curso de formación en cocina
Unos jóvenes reciben un curso de formación en cocina - Valerio Merino

Sólo hay cursos de formación para cuatro mil parados en Andalucía

Empleo no ha sido capaz de poner en marcha los cursos a pesar de que promete que «esta semana» se iniciarán las Escuelas Taller

SEVILLAActualizado:

El anuncio se hizo con el boato pertinente teniendo en cuenta que Andalucía, la comunidad con más paro de España, lleva cinco años sin cursos de formación para los desempleados después de que en septiembre de 2013 la presidenta Susana Díaz, recién investida, diese la orden de parar para hacer una importante auditoría ante lo que parecía un fraude masivo. Quería evitar a toda costa salir salpicada por otro escándalo mayúsculo como los ERE.

En diciembre del año pasado, Susana Díaz prometía que —una vez pasada la tormenta, con algunas de las causas archivadas en los juzgados— se recuperaba la formación para los desempleados y los trabajadores en Andalucía porque estos cursos son una pieza clave para su reinserción en el mercado laboral. Así, el Presupuesto de 2017 contemplaba una partida de 406 millones de euros para los cursos de formación. Pero todo ha quedado en papel mojado porque la realidad es reveladora. El nuevo consejero de Empleo, Javier Carnero, reconoció ayer que sólo 4.042 desempleados andaluces están recibiendo formación en 273 acciones diferentes que están ya en marcha.

Un dato que es una gota en el océano incluso si se tienen en cuenta sólo las propias previsiones de la consejería que aspiraba a dar formación a 22.000 personas. Y todo eso teniendo en cuenta que, según los datos oficiales de paro registrado, en Andalucía hay 854.856 parados. El consejero defiende su labor con otro dato que es igualmente revelador. Javier Carnero dijo este jueves en el Parlamento que ya se han desembolsado 11 millones de euros como anticipo a las empresas de formación para que impartan estos cursos, unas cifras que, al menos por el momento, no casan con los parados que están recibiendo formación.

El consejero incluye en esta cifra también a las escuelas taller y talleres de empleo, que también permanecen parados y sin actividad por más que se anuncie que «en esta semana» se van a iniciar 181 cursos para 2.715 andaluces.

El problema

La paralización de la formación tiene unas causas muy definidas en la propia gestión de la Consejería de Empleo. Las empresas que imparten estos cursos están en una especie de limbo jurídico por los requisitos establecidos en la nueva convocatoria de la Junta que pretende evitar el fraude pero que ha provocado un colapso porque las que tengan deudas pendientes con la administración no pueden acceder a nuevas subvenciones hasta que no hayan justificado o devuelto las mismas, una garantía que fue aplaudida por todos los grupos políticos y los empresarios del sector.

El problema es que la Consejería de Empleo no ha revisado los expedientes antiguos de los cursos de formación y hay muchas empresas que todavía no saben si tienen o no que devolver fondos a la Junta. Es más, la propia Junta no sabe si tiene o no que reclamar el dinero. Esta parálisis en la revisión de los expedientes, que se anunció en un plazo de dos años (tenía que estar terminada en septiembre de 2015) y ya va por cuatro sin resultados definitivos, hace que las empresas homologadas y preparadas para dar estos cursos no puedan iniciar las acciones formativas previstas.

El problema no tiene visos de solución a corto plazo porque el propio consejero de Empleo decía ayer que hay «un retraso considerable» en la revisión de estos expedientes. Así, la formación está inmersa en un círculo vicioso que no se romperá hasta que no terminen de revisarse los dos mil expedientes que hay de los cursos de formación entre 2007 y 2012. Y ni siquiera hay plazo anunciado.