Andalucía

¿Sabías que el PSOE ya se rompió una vez porque el secretario general se negó dimitir?

La convocatoria del XII congreso, en 1973, provocó un conflicto similar al actual y motivó la ruptura del partido en dos

¿Sabías que el PSOE ya se rompió una vez porque el secretario general se negó dimitir?
MANUEL CONTRERAS Sevilla - Actualizado: Guardado en:

La dirección del PSOEconvoca un congreso que es rechazado por gran parte del partido, generándose una crisis interna sin precedentes en la historia del socialismo español. No es una noticia de hora, sino de hace 43 años, cuando el PSOE vivió un conflicto parecido al que estamos asistiendo en estos días. La consecuencia entonces fue la ruptura del partido en dos.

En aquella ocasión el conflicto vino generado por las crecientes diferencias entre los socialistas del exilio, aquellos dirigentes que habían asumido el protagonismo político durante la II República, y los jóvenes militantes del interior que representaban la lucha contra el franquismo. La tensión provenía del XXIV congreso (XI en el exilio), celebrado en 1970, donde se hicieron patentes las diferencias entre ambos sectores, centradas en tres aspectos: el relevo generacional, el traslado de la dirección al interior de España y las relaciones con los comunistas. Tras unos meses de tensión evidente, la convocatoria del XXV congreso por parte de los socialistas del interior motivó que estallase una crisis muy similar a la actual.

El secretario general, Rodolfo Llopis, quien llevaba en el cargo desde 1955, se negó a convocar el congreso, pero acabó celebrándose en Toulouse en agosto de 1972. Este XXV congreso fue el de la ruptura definitiva. Se impusieron las tesis renovadoras sobre las del sector oficial del exilio, pero Llopis no aceptó el veredicto y se negó a dimitir. Tras un intenso debate normativo muy similar al que se mantiene en la actualidad, el partido se fracturó en dos: lo que en un principio se denominó PSOE Renovado, con una dirección colegiada en la que figuraban Pablo Castellano, Felipe González o Nicolás Redondo, y el PSOE Histórico, con Llopis y toda la vieja guardia del exilio al frente. Llopis, de hecho, celebró su propio congreso en diciembre. Sin embargo, en enero de 1974 la Internacional Socialista se decantó a favor de los jóvenes, que convocaron para octubre de ese año el XXVI congreso, celebrado en Suresnes y del que salió Felipe González como secretario general.

El PSOE Historico asumió el emblema tradicional del PSOE creado por Pablo Iglesias en 1879, la pluma y el yunque, que simboliza la comunión entre el trabajo físico y el intelectual. Ello obligó al PSOE Renovado a buscar un nuevo logo, adaptando del socialismo francés el puño y la rosa. El PSOE Histórico se presentó a las elecciones con resultados muy discretos hasta octubre de 1982 cuando, tras el triunfo de Felipe González, se refundó bajo las siglas de Partido de Acción Socialista (PASOC), con Alonso Puerta como secretario general.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios