Edificio del Instituto Andaluz de la Mujer, en Sevilla
Edificio del Instituto Andaluz de la Mujer, en Sevilla - JUAN FLORES
VIOLENCIA MACHISTA

Redes sociales, principal herramienta para la violencia de género entre adolescentes de Andalucía

El IAM inicia un protocolo de actuación contra la ciberdelincuencia de género ante su alta incidencia, sobretodo entre los jóvenes andaluces

Actualizado:

Si tu pareja empieza a vigilar los comentarios que haces en redes sociales, si revisa tus fotos o publicaciones para hacerte reproches, o si te presiona para que des de baja de tu lista de contactos personas que no son de su agrado o te exige compartir tus contraseñas, es momento de encender las alertas ante un posible caso posterior de ciberdelincuencia de género.

En Andalucía, según el Instituto Andaluz de la Mujer (IAM), todas las adolescentes que han sido atendidas en el Programa de Atención Psicológica a las Mujeres Menores de Edad Víctimas de Violencia de Género han sufrido este tipo de delincuencia a través de las redes sociales.

Así lo ha indicado la directora del IAM, Elena Ruiz, durante la inauguración de las I Jornadas G-CrimTech sobre Género, Redes sociales e Internet celebradas en la Universidad de Málaga. En este sentido, ha indicado que este dato demuestra «la especial vulnerabilidad de la juventud ante esta nueva manifestación de la violencia de género, que, aunque afecta mujeres de todas las edades, es especialmente llamativa en la adolescencia».

Ruiz ha destacado la importancia de formar en el uso responsable de las redes sociales y de conocer la manera adecuada de actuar ante casos de ciberdelincuencia de género, tal y como ha hecho Andalucía, que «ha sido la primera comunidad autónoma en atender todas las especificidades» de este delito.

El protocolo, dirigido al personal del IAM, pretende formar a los profesionales para saber cómo actuar y tratar a las víctimas de ciberdelincuencia de género

De esta forma, se ha puesto en marcha un protocolo de actuación ante la ciberdelincuencia de género, dirigido a todo el personal del IAM y a los Centros Municipales de Información a la Mujer, así como a la red de acogida, con el fin de darles todas las pautas necesarias para atender de manera adecuada a las mujeres víctimas, sean o no adolescentes, que presentan síntomas de sufrir o haber sufrido este tipo de violencia digital.

El protocolo dedica un apartado muy amplio a las pautas que se deben dar a la usuaria para garantizar su seguridad informática: custodia de información, copias de seguridad, protección de la red wifi, consulta técnica ante geolocalizadores o aplicaciones espías, etcétera; y para recabar pruebas electrónicas que puedan servir en un juicio -imágenes, capturas de pantalla, wasaps, vídeos-, además de aportar estrategias terapéuticas adecuadas para paliar los efectos psicológicos del control y de las crisis de reputación a través de las Tecnologías de la Información y la Comunicación.

Junto a ello, el programa de atención psicológica para víctimas adolescentes, que presta atención especializada a las víctimas (previa autorización de sus tutores) y a sus familias, pone el foco en la prevención y la actuación ante la ciberdelincuencia de género.

Desarrolla diversas jornadas de formación para profesionales del sector sanitario, educativo y de trabajo social para la detección temprana de maltrato en jóvenes, y ofrece una guía dirigida a las familias andaluzas.