La consejera de Hacienda, María Jesús Montero y Juan Marín, líder de Ciudadanos
La consejera de Hacienda, María Jesús Montero y Juan Marín, líder de Ciudadanos - RAÚL DOBLADO

La rebaja del impuesto de sucesiones es sólo el punto de partida

Hacienda dice tener muy avanzada la negociación para el Presupuesto 2018

SEVILLAActualizado:

El Gobierno andaluz quiere tener cerradas sus cuentas para el próximo ejercicio antes del 31 de octubre, una fecha tope para iniciar los trámites burocráticos que permitan disponer del Presupuesto de la Junta para 2018 a primeros del mes de enero. Y queda por delante una larga negociación con Ciudadanos con quien todavía no se han sentado a hablar de las partidas presupuestarias concretas. O quizás la negociación no se complique tanto si se tienen en cuenta las palabras que la consejera de Hacienda, María Jesús Montero, dijo este jueves a Podemos en el Parlamento andaluz, asegurando que el acuerdo con Ciudadanos «ya está ultimado». ¿Un desliz en la estrategia?

Lo que sí está claro es que por el momento no se ha firmado ningún acuerdo sobre la reducción del impuesto de sucesiones. Y, en este sentido, Ciudadanos lo tiene claro: hay que eximir de pagar el tributo a los andaluces que hereden hasta un millón de euros, una cantidad que para ellos es inamovible. Pero ese será sólo el punto de partida de la negociación.

La bonificación del impuesto de sucesiones es sólo el requisito para sentarse a hablar en la mesa. El grupo que dirige Juan Marín no se va a conformar sólo con esta rebaja fiscal, también quieren poner su «sello naranja» en estas cuentas de 2018 que, probablemente, sean las últimas antes de las elecciones, previstas para la primavera de 2019. De esta forma, van a tratar de negociar partidas en Sanidad y Educación, así como la reducción del IRPF en el tramo autonómico. El capítulo de incentivos económicos, sobre todo para los autónomos, también está entre las prioridades de Ciudadanos para el próximo ejercicio.

El discurso público del PSOE en este sentido es uno, el que pronuncia Mario Jiménez asegurando que habrá acuerdo pronto; y el del Gobierno es otro, con María Jesús Montero asegurando que las posturas están distantes. Pero todos saben ya que Susana Díaz está dispuesta a cerrar esta negociación con Ciudadanos en el menor tiempo posible porque su urgencia son las cuentas públicas para el próximo ejercicio. Quiere exhibir su estabilidad política, mucho más en estas circunstancias.

Sin embargo, Ciudadanos no son los únicos dispuestos a hablar con el Gobierno andaluz para el Presupuesto 2018. El líder del PP, Juanma Moreno, hizo una oferta formal de diálogo a Susana Díaz en su visita a San Telmo de esta misma semana, propuesta que la presidenta no ha querido ni escuchar. Los populares aseguran que, por el bien de la comunidad, están dispuestos a sentarse a negociar con el PSOE. En el mismo caso está Podemos. Su portavoz económica, Carmen Lizárraga, entregó ayer una carta a la consejera de Hacienda mostrándole su disponibilidad a hablar sobre el Presupuesto de la Junta para el próximo ejercicio.