Andalucía

El Puerto de Sevilla estudia denunciar al de Huelva por competencia desleal

Bronca por la explotación ferroviaria de Majarabique, que la Autoridad Portuaria hispalense asegura que no le interesa en su estrategia comercial

Imagen del puerto de Sevilla
Imagen del puerto de Sevilla - JUAN JOSÉ ÚBEDA
STELLA BENOT Sevilla - Actualizado: Guardado en:

La grave guerra abierta entre los puertos de Sevilla y de Huelva tuvo ayer un nuevo capítulo de futuro incierto. La Autoridad Portuaria de Sevilla, que preside el veterano socialista Manuel Gracia, anunció públicamente que está estudiando acciones legales para demandar al Puerto de Huelva por lo que consideran que es competencia desleal y alteración de los precios públicos establecidos en las normas reguladoras.

El problema está en la terminal ferroviaria que Huelva va a comenzar a explotar en la zona logística de Majarabique

El problema está en la terminal ferroviaria que el Puerto de Huelva va a comenzar a explotar en la zona logística de Majarabique, en Sevilla, una vez que estos terrenos le sean adjudicados por Adif que es la empresa propietaria de los terrenos. Una operación estratégica que abre una puerta a las mercancías que llegan o salen de la terminal onubense y que la conectan directamente con todos los transportes por ferrocarril o carretera con el resto de Europa. Y todo ello, claro está, al margen de Sevilla. Este movimiento ha molestado mucho en los despachos de la Autoridad Portuaria de Sevilla que, tras dos días evitando pronunciarse sobre el tema a pesar de las preguntas de ABC al respecto ha decidido ir a por todas.

La Autoridad Portuaria hispalense ha anunciado que está estudiando el ejercicio de las acciones legales que resulten procedentes «en defensa de los intereses generales del Puerto de Sevilla, así como elevar la correspondiente comunicación al presidente de Puertos del Estado como organismo regulador de los puertos de interés general».

Pero no se queda ahí. El Puerto de Sevilla acusa directamente al de Huelva de bonificar el transporte de la carga entre la capital onubense y la hispalense en contra de las normas establecidas para ello. «Dicha bonificación se basa en intentar aplicar un régimen de precio distinto al establecido en el marco regulatorio portuario estatal, lo que produciría una grave distorsión de la competencia».

Eso sí, desde Sevilla reconocen que la zona portuaria de Huelva puede bajar los precios por la boyante situación económica de la que disfrutan —y que, dicho sea de paso, está muy alejada de las cifras de Sevilla— como consecuencia de lo que denominan «tráficos cautivos del petróleo y de otras actividades del polo químico».

Silencio

Desde el Puerto de Huelva guardaban silencio. Su director, Ignacio Álvarez-Ossorio, ya había explicado el pasado jueves en ABC en qué consistía su estrategia y cómo su principal objetivo es aumentar los servicios a las empresas para convertir a Andalucía y a Sevilla y su área de influencia en un motor económico y generador de empleo.

Desde su punto de vista, no se trata de competir sino de aprovechar las oportunidades económicas que vayan surgiendo con el fin de ser más competitivos y convertirse en el nodo logístico más importante del Sur de Europa. Una estrategia que, según su opinión, también reportaría ventajas a toda el área metropolitana de Sevilla.

Concurso público

De hecho, Majarabique, donde está situada la polémica terminal ferroviaria, es uno de los once nodos logísticos que están diseñados por los planes estratégicos tanto de la Junta de Andalucía, como del Estado y la UE, que sitúa este enclave como prioritario para fomentar el desarrollo económico futuro.

La clave de toda esta polémica está en el concurso público que se abrió para explotar la terminal ferroviaria de Majarabique. La propietaria de los terrenos, la empresa estatal Adif, sacó un concurso público para poner en uno una infraestructura valiosa y que estaba llena de jaramagos. Está situada, además, en unos terrenos colindantes a los que son propiedad de la Junta de Andalucía en Majarabique y donde se va a desarrollar la zona logística. El Puerto de Huelva vio la oportunidad y se presentó al tiempo que está terminando las obras del Muelle Sur con el que va a conectar esta vía ferroviaria. Y fue el único aspirante a su explotación, por lo que decidió ganar tiempo y convocar a su vez otro concurso de explotación para que el tren llegue hasta el Puerto de Huelva a finales del próximo mes de enero. Eso sí, primero tendrá que obtener la concesión de Adif que se prevé que obtenga sin problemas técnicos ni económicos. Al menos esa era la previsión hasta la fecha.

La Autoridad Portuaria de Sevilla explicaba ayer que no consideraba conveniente optar a la licitación de la terminal ferroviaria de Majarabique, «ya que supondría un incremento en los costes logísticos por la duplicidad de las infraestructuras, la dispersión de la operativa y una pérdida de eficiencia». A pesar de ello, ha protestado airadamente e incluso está pensando ir a los tribunales por la iniciativa que sí ha tenido al respecto la Autoridad Portuaria de Huelva que preside otro socialista de la vieja guardia, Javier Barrero.

El Puerto de Sevilla explica que su estrategia pasa por optimizar sus condiciones logísticas para reducir los coste de la cadena de transporte concreta y por eso han decidido concentrar en un mismo espacio todas las infraestructuras vinculadas al contenedor como están haciendo con la Dársena del Batán donde se concentran la terminal marítima de contenedores, la terminal ferroviaria, el acceso directo a la SE-30 y el primer centro logístico del Sur de España, la Zona de Actividades Logísticas de Sevilla.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios