Niños de Primaria en un colegio de Córdoba
Niños de Primaria en un colegio de Córdoba - RAFAEL CARMONA
EDUCACIÓN

¿Por qué pregunta la Junta de Andalucía cuántos WC tienen sus alumnos de Primaria?

Un cuadernillo enviado a los padres con motivo de la evaluación Escala incluye cuestiones sobre el nivel socioeconómico de las familias

MÁLAGAActualizado:

Los alumnos andaluces de segundo curso de Primaria se encuentran inmersos, entre ayer miércoles y hoy jueves, en la realización de la denominada prueba Escala. Al llegar a clase, los en torno a 94.000 niños que en Andalucía cursan este nivel educativo en alrededor de 2.500 colegios se encontrarán con un cuadernillo con preguntas elaboradas por docentes que luego será corregida por el profesorado de cada centro.

Se trata de un examen de evaluación que la Junta de Andalucía, a través de la Agencia Andaluza de Evaluación Educativa, realiza entre sus escolares del fin del primer ciclo de Primaria para conocer sus competencias en Lengua y Matemáticas. La del curso 2017/2018 es la octava edición de esta prueba, que ha contado históricamente con no pocas polémicas por el rechazo de algunos sindicatos.

La prueba, que incluye además del examen de papel y lápiz otro posterior de lectura se desarrolla con dos objetivos básicos, según se expresa desde la Consejería de Educación. De un lado, establecer un diagnóstico que permite comprobar los niveles de adquisición de competencias.

De otro, sirve para aportar información que facilite la toma de decisiones futuras sobre la evaluación del alumnado. Además, se insiste, tiene carácter informativo para las familias y la comunidad educativa.

Del análisis de las siete ediciones de Escala celebradas hasta ahora, asegura la Junta, más del 90 por ciento del alumnado demuestra unos niveles competenciales adecuados que le permiten continuar satisfactoriamente su escolarización en la Educación Primaria.

Pero, de forma previa a la realización de los exámenes, los padres de estos alumnos habrán recibido en sus casas unos cuestionarios, denominados «de contexto». Un cuadernillo de ocho páginas mediante el que se les realizan determinadas preguntas, muchas de ellas relacionadas con los deberes o con los hábitos de lectura de cada casa. Asimismo, hay otro bloque en el que los padres han de evaluar su grado de satisfacción con el centro en el que estudian sus hijos y otro relativo al nivel de estudios con que cuentan.

Sin embargo, a los progenitores también se les cuestiona sobre su nivel económico. Y, en este sentido, Educación se muestra interesada en conocer el número «de cuartos de baño en su vivienda habitual». Una pregunta que ha motivado el recelo de algunos padres por cuanto entienden que la Junta va muy lejos en su interés. Cuando menos, que se mete en territorios «demasiado íntimos».

Preguntas sobre el nivel económico de las familias incluidas en el cuestionario
Preguntas sobre el nivel económico de las familias incluidas en el cuestionario - ABC

Además de por los aseos, en dicho cuestionario se instaba a los padres a desvelar cuántas viviendas poseen además de la habitual, qué numero de vehículos o dispositivos electrónicos tienen y cuántos viajes vacacionales «de al menos una semana» realizan cada año.

Así, para Estela Gil, presidenta de la Confederación Andaluza de Asociaciones de Padres y Madres del Alumnado por la Educación Pública (Codapa), la administración se excede en sus interrogatorios. «Es cierto que lo que se realizan son estudios interesantes, pero hay determinados datos que la Junta podría conocer simplemente consultando al Insitituto Nacional de Estadística (INE) donde puede tener un conocimiento bastante claro quel nivel económico de cada barrio donde radiquen los colegios», afirma a ABC.

Fuentes de la Consejería de Educación consultadas por ABC justifican la inclusión de preguntas como el número de cuartos de baño en la necesidad de «conocer el nivel sociocultural de las familias». E insisten en que «la validez y fiabilidad» de los datos que se obtienen mediante estas cuestiones «permite la mejor precisión de las decisiones educativas que se tomen, al mostrarse una imagen ajustada de la realidad».

Así lo entiende también Ramón Seco, presidente de CECE, la patronal de la concertada en Málaga. El también director del colegio Maravillas de Benalmádena considera «normal» que se realicen cuestiones que sirvan para conocer la situación socioeconómica de las familias para así «poder aplicar los datos de manera homogénea».

Seco recuerda que también en las pruebas de PISA existe un cuestionario parecido para padres y corrobora el anonimato de los datos que surgen de la encuesta. Una confidencialidad que el propio cuadernillo entregado a los progenitores deja clara en su primera página.